¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

39 C°

Martes

18 C° / 37 C°

Miércoles

20 C° / 36 C°

Provinciales > Previa del verano

Reflotan la idea de colocar medidores de agua en San Juan, pero la financiación es el gran interrogante

La inversión ronda los 41 millones de dólares. En OSSE buscan interesados para amortizar ese gasto. 

El gran escollo para adquirir estos elementos es la financiación. Foto: gentileza.

POR Facundo Merenda
07 de septiembre de 2021

07 de septiembre de 2021

No es una iniciativa nueva, sino que viene sonando desde hace algunos años, sin embargo parece que en esta oportunidad la idea de colocar medidores de agua en San Juan cobró más fuerza porque, al parecer, ya tienen delineado el borrador sobre cuántos aparatos necesitarán para controlar el consumo generado por los usuarios sanjuaninos conectados a la red. El monto oscila los 41 millones de dólares (al dólar oficial serían $4.246.370.000) por lo que Obras Sanitarias Sociedad del Estado (OSSE) salió al mercado para buscar interesados y así lograr la financiación.

El presidente del organismo, Guillermo Sirerol, comentó a DIARIO HUARPE que hace años están trabajando en este proyecto. Confesó que en su momento hicieron varias pruebas pilotos, pero estas no funcionaron porque las características físicas y químicas del agua hacían que los medidores se incrustaran y no tomaran la medición de forma correcta.

Debido a esa primera experiencia, Sirerol explicó que analizan otras opciones. Allí surgieron los medidores electromagnéticos, es decir, aquellos que miden el consumo de agua por medio de impulsos. Con esta tecnología no importará necesariamente las características del líquido, ya que las condiciones que se dan en San Juan son sopesadas por este aparato.   

El gran escollo para adquirir estos elementos es la financiación. Cada uno cuesta entre 150 a 160 dólares ($16.571). Para abastecer a todos los usuarios de la red de agua potable en San Juan se necesitará una inversión millonaria. El organismo actualmente no cuenta con esos fondos por lo que ya estuvieron hablando con diversas instituciones para lograr la adquisición. Sin embargo, Sirerol dijo que por el momento no tienen nada confirmado. Pidió a la sociedad seguir trabajando en la concientización y uso responsable del recurso más en este año en donde las condiciones hídricas son extremadamente secas.

“Está dentro del proyecto. Se está evaluando. En el caso de que surja una fuente de financiamiento para hacer un uso medido del agua es una opción viable para avanzar, pero hoy en día no tenemos nada para hacerlo”, reconoció el presidente de OSSE.

En el caso de que haya una fuente interesada en la financiación, Sirerol contó que no adquirirán todos de una sola vez, sino que serán unos pocos para distribuirlos por las zonas más populosas del Gran San Juan. Este trabajo será para evaluar el desempeño de los aparatos. En el supuesto de que funcionen como está previsto, podrían extenderse hacia otros sectores para cubrir la mayoría de los departamentos.

Esto es clave por la llegada del verano. Actualmente el organismo no tiene una forma exacta de cuantificar el consumo de agua domiciliario. El cálculo es un estimativo en cuanto a lo que se produce en las diferentes perforaciones y el tratamiento que se da en las plantas potabilizadoras. En función de ese análisis detectan que el mayor consumo se da en el Gran San Juan.

De acuerdo a las cifras que maneja el organismo, en la época de verano hay un consumo promedio de 900 a 950 litros por habitantes. Esto es preocupante porque escala casi al doble en comparación con el invierno en donde el uso del agua ronda los 500 a 550 litros por persona. Para sintetizar, el presidente dijo que una persona está entre los 750 litros consumidos. En esto se tiene en cuenta el riego de jardines, limpieza de vehículos y llenados de piscinas. Si bien este último punto está prohibido por la legislación actual, son conscientes que durante el verano hay familias que ocupan el agua para abastecer piletas domiciliarias.  

Duplicarán los controles

El presidente de OSSE contó que en el verano incrementarán al doble las cuadrillas que van por distintos departamentos para detectar irregularidades con respecto al uso del agua potable. “Si tenemos usuarios que ocupan el agua dejando la marguera abierta lo que hacen es afectar al usuario que está aguas abajo. De esta manera logramos reducir la pérdida que se genera”, resaltó.

Sirerol no dio un número preciso de cuántos serán los inspectores, pero dijo que estos dependen de la Justicia de Faltas. De acuerdo a la temporada van disminuyendo o aumentando. El incremento comenzará en noviembre y diciembre para que en febrero ya esté todo el personal activo. Resaltó en el uso racional del agua e insistió en los medidores: “Llegamos a la conclusión de que la mejor alternativa es su colocación”.  

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión