AHORA

27 C°

Lunes

6 C° / 21 C°

Martes

0 C° / 14 C°

Una azafata uruguaya y su novia recibieron una terrible golpiza en Londres

Al menos cuatro hombres intentaron obligarlas a besarse y luego realizaron el ataque homofóbico. Querían "entretenerse" mirando a las jóvenes.

POR REDACCIÓN

07 de junio de 2019

Melania y Chris viajaban en un autobús de Londres como cualquier otro día, sin imaginar que serían objeto de un cobarde ataque por la razón más infame.

Sin pudor o recato, un grupo de hombres que viajaban en el mismo vehículo se acercó a la pareja y le exigieron que se besaran para su "entretenimiento". Tras la negativa, sobrevino la golpiza.

A primera hora del 30 de mayo, Melania Geymonat, azafata de Ryanair, quien viajaba junto con su novia estadounidense, identificada como Chris, a la altura de West Hampstead, noroeste de Londres, fueron atacadas.

Todo iba bien hasta que los hombres comenzaron a hostigarlas para que se dieran un beso mientras realizaban gesticulaciones sexuales y proferían comentarios lascivos y homofóbicos. La situación escaló rápidamente y devino en violencia.

"Lo siguiente que sé es que estaba siendo golpeada. Me mareé al ver mi sangre y retrocedí. No recuerdo si perdí la conciencia o no", contó Melania en declaraciones que reproduce Daily Mail.

La Policía Metropolitana de Londres, Scotland Yard, confirmó esta semana que se está investigando el "ataque homofóbico", y reveló que ya se produjeron arrestos, aunque no dieron detalles sobre el número de detenidos o sus identidades.

"Querían que nos besáramos para poder vernos. Traté de parar la situación, ya que no soy una persona de confrontación, y les dije que nos dejaran en paz, porque Chris no se sentía bien ", explicó la sudamericana. Los hombres, que tenían entre 20 y 30 años, comenzaron a tirar cosas en el autobús, que viajaba hacia Camden, mientras la pareja les pedían que pararan.

"Lo siguiente que recuerdo fue a Chris en medio de ellos y que la estaban golpeando", mencionó Geymonat, nativa de Uruguay y residente de Takeley, en Essex.

"No lo pensé y me metí. Trataba de defenderla, así que comenzaron a golpearme. Ni siquiera sé si me dejaron inconsciente. Sentí sangre, sangraba por toda mi ropa y por todo el piso. Bajamos las escaleras y la policía estaba allí".

Geymonat afirmó que se sentaron en la parte de enfrente del autobús, porque a las dos les gusta disfrutar de los autobuses de dos pisos, aunque el viaje resultó peor de lo esperado. Su nariz fue severamente lastimada.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?