Publicidad

Yo construyo > Instrucciones

Yo Construyo: el paso a paso para dejar una piscina impecable

Fuera de las dimensiones de tu piscina y del grado de suciedad, el proceso de barrido de la suciedad de una piscina consta de cuatro sencillos pasos.

POR REDACCIÓN

12 de enero de 2023

Es enero y para pasar el calor la mejor opción siempre va a hacer la piscina de casa. Más teniendo en cuenta el tema comodidad y los precios que vuelvan para ir a la pileta de un balneario. Pero para disfrutar tranquilos y sin pensar tanto en la inseguridad y en las bacterias es recomendable limpiar la piscina y hacer un correcto mantenimiento del agua.

En la nota podrás encontrar los pasos para limpiar una piscina que quedó verde y los tips para mantenerla sin mugre en los meses siguientes, que son los más calurosos del año.

Publicidad

El mantenimiento de una pileta se inicia siempre con su limpieza. Y algo a tener en cuenta es que si en los meses del otoño e invierno cubriste la piscina y vertiste los respectivos productos que limpian y mantienen el agua cristalina, no te llevará mucho trabajo dejarla a punto cada vez que entre el verano.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

En cambio, si la piscina no estuvo cubierta ni se mantuvo en el tiempo, es posible que el agua se volviera verdosa o esté enturbiada. De ocurrir esto, hay formas de limpiar la piscina a fondo y acabar con el verde del agua.

Primero, para limpiar la pileta, se necesita varios productos y accesorios, ya sea para una piscina pequeña o grande. Las cosas a tener en una lista son: accesorios para limpiar la piscina; red tipo pala o malla; cepillo para estanques; aspiradora limpiafondos manual o automática; floculante (si el agua de tu piscina está verde) y kit reactivo para analizar el pH y cloro del agua.

Ya teniendo todos estos elementos, la limpieza se puede hacer. Independientemente de las dimensiones de tu piscina y del grado de suciedad, el proceso de barrido de la suciedad de una piscina consta de cuatro sencillos pasos: cepillado de la piscina; aspirado del fondo de la piscina con un limpiafondos; retro lavado o lavado de la arena (accesorios de la piscina) y comprobación del agua con un test reactivo.

Publicidad

Paso a paso

Cepillar las paredes y el suelo de la piscina: primero, con la ayuda de una pala tipo red o malla, retirar de la superficie del agua todas las hojas e insectos muertos. Si tienes árboles frutales en tu jardín, asegurar de que no haya ningún fruto en el fondo de la piscina. Lo importante de este paso es no dejar nada sólido en la base de la pileta.

Después, utilizar el cepillo para barrer las paredes y el suelo de la piscina. Luego, ejercer presión en la parte superior del maneral del cepillo, jalando siempre hacia tu dirección y empujando el cepillo de arriba hacia abajo. En este proceso lo que se hace es remover la suciedad que se acumuló en el tiempo.

Si tu piscina no estuvo cubierta en los meses de otoño e invierno ni recibió los respectivos químicos que mantienen el agua limpia y cristalina, es posible que el agua se enturbió o esté de color verde. Aparte de presentar este color, las paredes y el suelo de la piscina estarán resbaladizos o viscosos. Esto lo provoca el crecimiento y la proliferación de algas.

Sin embargo, es posible revertir esta situación corrigiendo el nivel de pH del agua y haciendo una correcta limpieza de la piscina. De esta manera no tendrás que vaciarla ni sustituir el agua. Ahora, para quitar el color verde del agua de la piscina solo necesitas un producto: floculante.

Este es un líquido que agrupa las pequeñas partículas formando aglomerados en el fondo de la piscina, llamados flóculos. Es decir, recogerá todas las partículas que hacen "verde" el agua y las llevará al fondo de la piscina. No se trata de un producto que elimine las partículas, simplemente las agrupa para que sean más fáciles de limpiar.

La cantidad de floculante a echar siempre dependerá del volumen de agua de la piscina. Lo recomendable es verter un máximo de 750 mililitros por cada 50 metros cúbicos de agua. Leer siempre las instrucciones del fabricante, ya que este te indicará la cantidad exacta que necesita tu piscina según su volumen.

Tras verter y remover el agua con la acción de cepillado, dejar que el floculante actúe toda la noche y continua con la limpieza al día siguiente. Un dato importante a tener en cuenta. Si tu piscina cuenta con sistema de filtración automático no hace falta que remuevas el agua, simplemente colócalo en modo recirculación.

Aspirar el fondo de la piscina con un limpiafondos manual o automático: lo más cómodo es contar con un limpiafondos automático, es decir un robot aspirador que trabajará solo y te ahorrará mucho tiempo. Sin embargo, también puedes hacerlo con un limpiafondos manual, que deberás guiar en todo momento de la limpieza.

Si lo haces de manera manual necesitarás una manguera, un mango telescópico y un limpiafondos de ruedas móviles o fijas. Lo primero que tienes que hacer es armar el limpiafondos y conectar la manguera a la boquilla de aspirado. Cuando tengas el equipo listo, introduce primero el limpiafondos y, con la mano pegada a la pared a la pared de la piscina, ve introduciendo toda la manguera en el agua. Lo importante es que no quede aire en la manguera.

El siguiente paso es conectar la manguera a la boquilla de aspirado. Esta, por seguridad, está sellada con una tapa. Desenroscar la tapa y conectar la manguera. Después, activar el filtro de desagote y proceder a pasar el limpiafondos en líneas paralelas por toda la base de la piscina.

Si seguiste el paso de verter floculante, verás cómo todos los residuos se han posado en el fondo dejando el agua limpia y cristalina.

Tras pasar el limpiafondos, volver a pasar el cepillo por el fondo y las paredes. El último paso de esta labor será echar el alguicida o líquido antialgas.

Limpiar los accesorios y filtros de la piscina: en este penúltimo paso, limpiar los accesorios y prefiltros de la bomba de piscina. Los accesorios que puede tener una piscina son: skimmers, los cestos, las rejillas, el canal rebosadero, focos, boquillas y otros.

Comprobar los niveles de pH con un test reactivo: para asegurarnos de que la piscina está limpia, realizar un test de los niveles de cloro (cl) y probar de hidrogeno (pH) del agua de la piscina. Puedes comprar test o tiras reactivas en cualquier lugar o por internet. 

Publicidad
Más Leídas
Publicidad