AHORA

24 C°

Jueves

20 C° / 34 C°

Viernes

22 C° / 35 C°

Judiciales > Busca el reencuentro

La acusan de abusar a sus hijos, pero dice que es sólo para separarlos

Érica Aranda hace casi 9 años que no ve a sus hijos que actualmente tienen 14 y 18 años. En cada uno de sus cumpleaños realiza una intervención, en los primeros días de diciembre fue al Segundo Juzgado de Menores con globos y carteles. Hoy de una marcha junto a “Papás en lucha”.

POR REDACCIÓN

04 de diciembre de 2019

Érica Aranda es una mamá que asegura que fue acusada falsamente de abuso sexual por quien fue su esposo y, debido a eso, hace casi 9 años que no ve a sus dos hijos. Se trata de Ulises y Alejo que actualmente tienen 14 y 18 años. El cumpleaños del menor fue este 2 de diciembre, por lo que la mujer se acercó con globos y carteles hasta el Segundo Juzgado de Menores para pedir que se haga justicia. En cada una de estas fechas especiales para sus chicos suele hacer alguna intervención que ayude a visibilizar el caso y lo que está viviendo.

"Estamos sin ellos por falsas denuncias", aseguró Érica que fue acusada de abuso sexual y corrupción de menores. En cuanto al proceso que vivió, contó que hubo falta de mérito en 2012 y en 2013 fue hasta la puerta de Tribunales con carteles casi todos los días. Fue en el año 2015 cuando "resolvió un juez, pero ellos apelaron así que estuvo un año el expediente en Cámara y terminaron anulando el sobreseimiento por mal desempeño del juez, no porque se haya cometido el delito".

Luego, en noviembre de 2016, el caso fue derivado al Primer Juzgado de Instrucción como urgente resolución, no obstante, "estamos a fines de 2019 y la urgente resolución todavía no aparece", se quejó Érica. Mientras tanto, no le permiten ver a sus hijos por lo que sufre cada día sin ellos.

La última vez que compartió tiempo con ellos fue cuando le dieron el sobreseimiento y en cada uno de los encuentros hubo una trabajadora social. Aunque, la mujer aseguró que sus chicos no fueron "libres de accionar" porque el padre y su mujer estuvieron tras un vidrio mirando todo en cada momento. Admitió que hubo una cierta frialdad por parte del menor, pero el mayor, que tiene parálisis cerebral, se acordó hasta de sus abuelos y, "si en algún momento tuvo ganas de darme un beso o un abrazo no lo pudo hacer", expresó.

"Vivo todos los días de mi vida solo imaginando a mis hijos, imaginando cumpleaños y fiestas juntos, es muy duro esto", manifestó Érica.

Además, apuntó a la psicóloga del caso debido a que "presentó falsos informes" ya que es una de las profesionales que "paga el padre" y no una del Estado y, por lo tanto, "neutral". Incluso, dijo que en el 2018 tenía audiencia con la especialista cada dos meses y "ella no se presentó ninguna". Poco después, pidió "que corten la revinculación, al mes exacto de que la empezamos a tener".

Incluso, ahora Érica tiene una medida cautelar por lo que debe estar al menos a 300 metros de sus hijos. Esto ocurrió ya que hace tiempo le habían permitido asistir a las escuelas de sus pequeños pero en momentos en los que no estén, razón por la cual podía ir al gabinete, a las psicólogas de los establecimientos educativos o a que le brindaran un informe pedagógico. "Se pactó un día y horario para que no estén de recreo ni nada para que no los vea, jamás los vi pero la semana pasada me llegó una medida cautelar", cerró.

Marcha para pedir justicia

Este año Érica se unió a "Papás en lucha", una asociación de padres que busca que la Justicia actúe con celeridad y los ayude a reanudar el proceso para poder ver a sus hijos. Este miércoles por la mañana se realizó una marcha cuya concentración en la plaza Aberastain. "Convocamos a movilizarnos por los derechos de nuestros hijos y nietos", reza la convocatoria a la manifestación.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?