Publicidad

Judiciales > Tribunales

San Juan: tuvo un hijo con una familiar por una supuesta violación y zafó de la cárcel

El hombre estuvo encarcelado durante siete meses después de haber sido denunciado.

POR REDACCIÓN

01 de diciembre de 2022

La Justicia de San Juan absolvió en la tarde de este jueves a un muchacho de 24 años que estaba acusado de haber violado a una pariente menor de edad, con quien tuvo un hijo. La decisión fue unánime, tras el veredicto de los jueces Verónica Chicón, Alberto Caballero y Andrés Abelín Cottonaro.

Según revelaron las fuentes policiales, la resolución favorable para el acusado, identificado como R.L.O., fue a tono con lo que pidió la defensora Carla Manini, que desacreditaba a la Fiscalía que representaba Duilio Ejarque (UFI Anivi). Estos últimos habían pedido condenar al imputado por 20 años de cárcel por el delito de abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual con acceso carnal (reiterado) agravado por la situación de convivencia.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

De acuerdo a lo revelado, la menor denunciante tiene 16 años. Según su testimonio, los abusos ocurrieron cuando tenía 15, durante más de cinco meses y de forma reiterada. En ese contexto, Fiscalía afirmó que el primer hecho sucedió cuando la menor viajó en febrero de 2021 junto a su padre a Mendoza, de donde es oriundo el imputado. El padre se hospedó en la casa de un hermano, mientras que la adolescente se quedó en lo de una prima, madre del acusado. Hay que aclarar que el muchacho no vivía en ese lugar, sino en la vivienda de su padre, en Luján de Cuyo.

La acusación afirmaba que a mediados de febrero de 2021, el muchacho invitó a la menor y a otras primas y sobrinas a ir a su casa a pasar el día en la pileta. Estando en la casa del imputado, el muchacho se llevó a la menor a su habitación para mostrarle algo en la computadora, mientras los demás invitados tomaban mate alrededor de la pileta. Fue en ese instante que cerró la puerta, la tomó por detrás, le tapó la boca y accedió carnalmente sobre un catre. Tras ello la amenazó con matar al padre si contaba algo.

Tiempo después, la joven no comentó nada al regresar a la provincia. Por su parte, el joven se comunicó por teléfono con el padre de ella para expresarle su deseo de radicarse en San Juan para buscar trabajo. Unos meses después, el imputado viajó a San Juan y se hospedó en la casa donde vive la menor, en Pocito, durmiendo en la misma habitación que ella.

Según la denuncia, unos días después, el imputado la despertó en la madrugada, le dijo que no hiciera ruido, la hizo sentar en la cama y luego procedió a accederla carnalmente. Luego de esto, empezó a abusarla de forma reiterada durante cinco meses. Unos meses después, la adolescente empezó a sentirse rara y a través de un análisis confirmó que estaba embarazada.

Publicidad

Con tres meses de embarazo, la menor le manifestó a sus padres que estaba embarazada sin comentarles quién era el padre por las amenazas que le había hecho el imputado. Pero luego, en una discusión, el joven reconoció a los padres que él era el papá del hijo que estaba esperando en medio de una discusión. La menor de edad afirmó que pese al embarazo, el acusado siguió abusando de ella. 

Posteriormente, el supuesto abusador convenció al papá de la menor de edad tuviera el hijo en otro lugar. Fue así que ambos viajaron hasta Mendoza, donde las violaciones habrían continuado ocurriendo, mientras que el acusado la seguía amenazando y se quedaba con la mensualidad que mandaba el padre de la víctima.

Fiscalía afirmó que después de dar a luz el 1 de diciembre de 2021, en un descuido del joven, la menor les llamó a sus padres y les dijo que quería regresar. El joven se enteró de ese llamado y le dijo que regresarían juntos con su hijo, pero que no tenía que decir nada de lo sucedido, sino se llevaría a su bebé. Es así que estando en San Juan, la niña ya no dormía en la habitación con él, sino con su madre. El acusado se fue Mendoza a mediados de enero de este año, pudiendo recién la menor contar a su madre todo el calvario que había sufrido.

En marzo de este año, la denuncia se hizo en la UFI Anivi por la madre de la joven adolescente que había pedido realizar terapia porque se autopercibe como hombre. De hecho, en sus entrevistas psicológicas manifestó su intención de hacer el tratamiento de hormonización para comenzar la transición física y realizar los trámites correspondientes para cambiar de género.

De este modo, el imputado permaneció detenido durante siete meses detenido, hasta que la defensa pudo probar su inocencia en el juicio. Por ello fue absuelto y liberado. Aparentemente, la declaración de varios testigos fue clave para la resolución final, porque todos coincidieron que se trataba de una relación "totalmente consentida" y "normal".

Según la defensa, la menor padece disforia de género y que los peritos de Anivi confundieron los indicadores de esa condición con los que tienen las víctimas de delitos contra la integridad sexual. Disforia de género es el término para una profunda sensación de incomodidad y aflicción que puede ocurrir cuando su sexo biológico no coincide con su identidad de género, afirma una página especializada.

Finalmente, los jueces solicitaron la inmediata intervención al Juzgado de Familia en turno después de la absolución, a fin de que se aboque al régimen de comunicación parental, teniendo en cuenta que el joven lleva aproximadamente un año sin ver a su hijo.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad