Publicidad

Provinciales > Historias Sanjuaninas

Centro Cívico: Alfredo, el trabajador que ayuda hace 35 años a cumplir el sueño de la casa propia

Hace años trabajó en el Lote Hogar. Ahora, está en el IPV. Siempre estuvo vinculado al tema habitacional de los ciudadanos. Vio crecer los barrios desde cero, como así también, a sus habitantes.

POR REDACCIÓN

23 de agosto de 2022

En el pasado, el Lote Hogar. Ahora, el IPV. Entre esos organismos, el trabajador estatal Alfredo Basualdo transcurrió 35 años de su vida. Siempre estuvo vinculado a la necesidad habitacional de los sanjuaninos e hizo lo que pudo para que las personas vulnerables puedan acceder a su vivienda propia. Actualmente, se encuentra esperando su jubilación, para la cual ya presentó todos los papeles.

“Me encanta el contacto con la gente, mi objetivo es tratar de solucionarle la parte habitacional a las personas que son muy humildes”, contó a DIARIO HUARPE.

Cuando estuvo en Lote Hogar pasó por distintos espacios como Personal, encargado de Obras y el área Social, que es donde más tiempo estuvo. Ahí se encargaba de la parte administrativa, el movimiento de expedientes, adjudicaciones y la visita a los distintos barrios.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

El mencionado programa lo crearon para las personas con menores ingresos económicos que no podían acceder a pagar una cuota del IPV o de un banco hipotecario. Desde el mismo compraban terrenos, los loteaban y los adjudicaban a familias que estaban preinscriptas. A las mismas les entregaban material para que construyeran su casa propia, como así también, les enseñaban a hacerla.

Desde su lugar, Alfredo trató de que las personas accedieran a su vivienda, por lo que solía frecuentar los barrios. También, se informaba sobre la situación de cada una de las familias para que se convirtieran en adjudicatarios.

Debido a su empleo, vio crecer barrios desde cero, como el Lote 12 que está en calle Vidart y San Martín. “No había nada y cuando me vine ya había familias viviendo”, contó.

“Vi nacer y crecer niños que, al fallecer los padres, heredaron la casa y vinieron a la oficina en la que estoy actualmente a hacer la escritura”, agregó. Esa es una de las situaciones que más lo emociona debido a que vio a las personas crecer.

En el presente, son muchos los ciudadanos que lo buscan en el IPV para agradecerle lo que él hizo para que accedieran a su casa propia. “La gente me viene a buscar porque fui una de las caras visibles de la repartición y porque siempre traté de solucionarles el problema”, sostuvo.

Publicidad

En la actualidad trabaja en Regularizaciones Dominiales del IPV, repartición que se encarga de armar la documentación para la escrituración de las casas del Lote Hogar y de villas y asentamientos que están en terrenos provinciales.

Sabe que le queda poco tiempo en esos pasillos del Centro Cívico, por lo que va a disfrutar hasta que le salga la jubilación. Una vez que la obtenga, piensa dedicarse a descansar y a realizar diversos elementos rústicos con madera, pasión que heredó de su padre.

“Es otra etapa de la vida, veremos cómo es y trataré de disfrutarla”, cerró Alfredo.

Video:

 

Publicidad
Más Leídas
Publicidad