Publicidad

Opinión > Columna

Culpa

Hay que erradicar, erradicar, erradicar, del trato cotidiano, ese término (que no es solo un término), erradicarlo del territorio público que es el dominio de la Razón. Más, aún, en el trato con los niños, para preservarlos de la perturbación a su Intelecto y a su Voluntad. 
“Culpa”, eso no existe… nadie tiene “culpa”. Nadie “es culpable”. Hay una explicación racional para la consecuencia de los hechos, o para la interpretación de los hechos.

Eso de “culpa” “culpable”, es lo más dañino que deja la invasión de lo público por el dogma religioso, del más dañino de los dogmas.

Publicidad

“La culpa”, como objeto de la religión, y que es un objeto de la religión, es: originalmente perverso. Y ese “estado”, ese “peso”, esa “carga”, se establece como “un objeto” de la Sociabilidad, y es cuando se establece un objeto de vulneración, de debilitación, de la Subjetividad.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada
Publicidad
Más Leídas
Publicidad