¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

10 C°

Lunes

8 C° / 14 C°

Martes

4 C° / 10 C°

Construcción > Detección temprana

Problemas de humedad: mejor prevenir que curar

La humedad suele ser uno de los problemas más comunes y que dañan frecuentemente las estructuras. En esta nota, hablaremos sobre cómo prevenirla y detectarla a tiempo.

POR Laura Cocinero
06 de mayo de 2021

06 de mayo de 2021

Aunque San Juan posee un clima árido, la humedad en techos y paredes suele ser una problemática común que, con el paso del tiempo y si no se toman las decisiones adecuadas, puede llegar a dañar las estructuras. Por eta razón, y siempre en la medida de lo posible, siempre es mejor comenzar por la prevención. En este sentido, al momento de planificar la obra, hay muchas estrategias que pueden implementarse para, luego, ahorrarnos dolores de cabeza.

MEJOR PREVENIR QUE CURAR

Durante la construcción tenemos que tener mucho cuidado en la ejecución de las barreras para que, a futuro, la humedad no pueda traspasarla.

Impermeabilización de cimientos:

Es el primer contacto con el suelo. En este sentido, es necesario que el hormigón contenga hidrófugos para evitar que la humedad ingrese a la masa y oxide los hierros que están por dentro. Además de evitar que la humedad suba por capilaridad y llegue al muro.

Capa aisladora en muros:

Se genera con morteros hidrófugos en las primeras hiladas de ladrillos. En un principio se realiza en forma horizontal con el mortero de asiento, luego una capa vertical con revoque hidrófugo.

Los productos que se ocupan comúnmente es Cerecita, de la marca Weber, o Sika 1, siguiendo las indicaciones del producto. En este punto es importante que las capas queden completas, realizando una especie de cajón protector. El error más común que suele ocurrir cuando se instalan cañerías que rompen esta capa y luego no se repara.

Impermeabilización de techos:

Esta es la capa más conocida contra la humedad, la famosa membrana, pero muchas veces no se conoce que las tareas previas a la colocación son tan fundamentales como esta cobertura de finalización. Tenemos que realizar una cubierta de techo con las pendientes correspondientes para que el agua no se estanque en ningún punto y pueda llegar sin inconvenientes hasta la salida o desagüe, las babetas y limpieza para disminuir el riesgo de roturas de la membrana. Cada tipo de techo tiene su técnica para la cubierta, es importante conocerlas.

SI EL PROBLEMA EXISTE, MEJOR DETECTARLO A TIEMPO

Si nuestra casa presenta humedad, es importante determinar cuál es la causa que las provoca para, a partir de ahí, buscar la solución. Las causas más comunes de humedad son:

Condensación 

Se produce principalmente en invierno donde el interior de nuestra casa es muy cálido y el exterior muy frío, esto hace que el vapor generado por la transpiración, baños calientes, cocción de alimentos y secado de ropa dentro de la casa, al entrar en contacto con las superficies frías de la pared, piso, y sobre todo los vidrios, se condense creando gotas de agua. Esto, a corto plazo, puede producir que se desarrollen hongos y moho muy poco estéticos y, a largo plazo, puede afectar la estructura.

Filtración 

Se genera cuando a la vivienda ingresa agua proveniente del exterior, ya sea por lluvias o en contacto con el riego de aspersores de agua. Puede también ser por cañerías o tuberías rotas. Se origina principalmente por problemas de construcción que logran facilitar el paso de la humedad como, por ejemplo, a través de grietas, o uniones mal resueltas de los materiales. Las filtraciones es el problema más notorio, ya que se muestra de inmediato a través de manchas de humedad puntuales, lineales o charcos de agua localizados. Aquí debemos encontrar la causa que lo genera.

Capilaridad

Este tipo de humedad se da generalmente por fallas en las capas aisladoras donde permite que el agua entre en contacto con materiales que son higroscópicos, es decir, materiales que se comportan como esponjas absorbiendo el agua y llevándola poco a poco de un lado para el otro. Es una de las fallas muy comunes en construcciones viejas, ya que falla la capa aisladora por vencimiento de sus componentes que la protegían y también se da en construcciones nuevas por incorrecta ejecución de las capas aisladoras o por dejar en contacto revoques, yesos con las superficies posibles de estar en contacto con agua.

Bien, hasta aquí, hicimos un breve repaso por las diferentes formas de prevenir el problema y, una vez que la humedad se hizo presente en nuestros muros y techos, algunos tips para saber detectarla a tiempo. En este sentido, es fundamental para ahorrarnos grandes dolores de cabeza consultar con especialistas en la materia y no dejarse llevar por recomendaciones de productos o comerciales en la TV ya que, aunque estos puedan ser muy eficaces, quizás no lo son para la problemática puntual que se presentó en mi casa.

Cada tipo de humedad tiene su solución y, en una próxima entrega, ahondaremos en el tema. Ahora, a todos mis queridos lectores les dejo como tarea el repasar sus muros y techos, para encontrar estos vestigios de agua que pueden estar causando problemas en lugares en donde no deberían estar.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión