Publicidad

Opinión

¿Qué preguntan?

(Compartir mis escritos, tiene el carácter de la historia que en “El libro de los abrazos” cuenta Galeano, en "La función del Arte/1", cuando el niño, ante la inmensidad del mar, dice: - ¡Ayúdame a mirar! - )

Qué preguntan, cuando dicen: ¿cuántos son?...

No preguntan…

¿Cuántos son los desaparecidos?

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Son tantos, como tantos tengamos el dolor de cada muerte torturada, de cada secuestro, de cada hijo robado, de cada pensamiento perseguido de cada silencio, de cada poema prohibido, de cada coraje fusilado, de cada libro quemado atravesado en la memoria.

Publicidad

Somos dolientes de lesa humanidad hasta que aparezcan los que no vimos si fueron muertos.

Somos dolientes de lesa humanidad hasta que llevemos el dolor atravesado en la memoria.

 

                                  Desapareció

“Desapareció”. Para cada habitante de la ciudad en la que vivo es, aun, un “hecho” que no tiene hecho, es un vacío en el que cae la razón. De los que hubo tantos.  

Es un “término” sin sonido, es un vacío en el que caen las Palabras. Es un vacío adentro de otro vacío para definir el miedo. Es el desarrollo de una larga historia desgraciada que puede contarse en un solo hecho y en un solo término. En ese.

Publicidad

La dictadura nazi, que fue terriblemente criminal, además es “mano larga”. Dictadura “mano larga”. 

Fue tan terrible que después de tantos años, sigue por debajo de la democrática democracia, extendiendo “una mano” que se apoya en alguna parte del cuerpo de los tipos, distraídos, que gobiernan, y nos amenaza y nos introduce en eso que rueda en la ciudad, que un viento subrepticio la va llevando de orilla a orilla entre los Hombres: en la “Inexplicación”.

La “inexplicación” eso que se desplaza en la ciudad, que un viento subrepticio la va llevando de orilla a orilla, nos mete de cabeza en su confuso núcleo, en su fastidioso y doloroso enredo, al sentir que esa “mano larga”, aún, sale a la superficie de la cotidianeidad.

Desaparecido... de los que hubo tantos.

“Desapareció”… ¡que suceder de mierda!

 

 

                                                         

                                                                                   Miguel Montoya Jamed 

 

    Publicidad
    Más Leídas
    Publicidad