AHORA

5 C°

Viernes

-1 C° / 17 C°

Sábado

8 C° / 15 C°

Política > Este jueves

Con poca expectativa de cubrir toda la deuda, subastan los bienes de ITEC

Será hoy, en la planta de Santa Lucía donde funcionaba la autopartista. El pasivo verificado es de 600 millones y se calcula que lo recaudado alcanzará para pagar muy poco.

POR Leonardo Domínguez SEGUIR
23 de mayo de 2019

23 de mayo de 2019

El triste final de ITEC seguirá consumándose hoy, con un nuevo y vital paso del proceso de quiebra. Se subastarán todos sus bienes, con el objetivo de tratar de pagar algo de la deuda que la llevó a desaparecer. La autopartista tiene un pasivo de unos 600 millones de pesos y, según fuentes calificadas, es un hecho que lo recaudado no alcanzará para cancelarles a todos los actores acreedores.

La empresa se dedicaba a la producción de mazos de cables para autos, fue fundada en 1987 con el nombre de Puerto Seco, cambió de propietario en 2009 y hace 3 años, fue vendida por última vez, a Héctor Méndez. En ese entonces ya estaba complicada y lo que siguió no fue mucho mejor.

Una mala administración, operaciones frustradas y un mercado que no la favorecía llevaron a la compañía autopartista a una debacle de la que no se puso recuperar. En el medio, el Gobierno provincial hizo aportes económicos millonarios y gestiones de todo tipo para salvarla y preservar la fuente laboral de 359 trabajadores.

No hubo caso. El nuevo propietario se declaró quiebra el año pasado, a través de una presentación que hizo en juzgado comercial que dirige Javier Vázquez.

El proceso está a punto de llegar al final. Hoy, los activos saldrán oficialmente a la venta en una subasta convocada a las 10 en la planta donde funcionaba la autopartista, en Circunvalación 441 norte, entre 25 de Mayo y San Lorenzo.

No hay mucho que vender. Entre el capital de la compañía hay un inmueble en Buenos Aires, dos vehículos y distintas lotes que se armaron con otros bienes, como maquinaria, materia prima y bienes muebles.

Del otro lado, hay acreedores que esperan ansiosos poder cobrar lo que les deben. Los que tienen prioridad, llamados privilegiados, son los gastos ocasionados por la quiebra, el Estado (AFIP) y los trabajadores, que buscan percibir la indemnización.

Las fuentes señalaron que es imposible que alcance para cancelar la totalidad de las deudas con ellos. Aunque no se animaron a pronosticar lo que se podría recaudar, porque depende de la compulsa y el interés de los potenciales compradores.

El pasivo verificado de ITEC asciende a unos 600 millones de pesos, siendo los más importantes AFIP y Peugeot, con cerca de 200 millones cada uno. Y lo que se obtenga por la venta de los activos no se acercará a ese número, aseguraron las fuentes.

Entre los acreedores quirografarios u ordinarios, los que llevan la mayor parte son los proveedores. Tienen menos privilegio que los primero y por razones obvias, cuentan con muchas  menos chances de cobrar algo.

La realización de la subasta no supone que los pagos se van a hacer de inmediato. El juez debe aprobar o no el remate y si lo hace, después tendrá que determinar a ciencia cierta el abanico de acreedores. Esto último puede ser demoroso, en virtud de que muchos extrabajadores iniciaron juicios laborales y hay que esperar las resoluciones.

El último paso es el llamado proyecto de distribución, que consiste en que el síndico de la quiebra diga a quiénes y cuánto se les debe pagar. Si el juez lo acepta, lo homologa y autoriza los desembolsos a favor de los acreedores.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?