Publicidad

Provinciales > 79° Aniversario

El cerro Valdivia, un homenaje eterno para los muertos del '44

Una gruta y un oratorio homenajean a las 10.000 personas que murieron en la mayor catástrofe natural que azotó a la provincia. 

15 de enero de 2023

A 42 kilómetros al sur de la Capital de San Juan, en el límite entre Pocito y Sarmiento, se encuentra el Cerro Valdivia, en este lugar hay un oratorio y una gruta que atesoran diferentes formas de recuerdo y homenaje para los fallecidos en el Terremoto del 15 de enero de 1944.

De acuerdo a algunas estimaciones, hubo 10.000 fallecidos, con el paso de los años se dijo que fue menor la cantidad de muertos, pero lo cierto es que las autoridades resolvieron que para evitar la propagación de enfermedades debían incinerar miles de cadáveres que quedaron diseminados en la provincia devastada. 

Publicidad

Tras la cremación masiva, las cenizas fueron atesoradas por los sobrevivientes. Una parte de estos restos fueron llevados a la Iglesia de Santo Domingo, en donde aún se conservan en una urna. Otra parte de las cenizas fue llevada a un lugar pensado especialmente como un sitio de homenaje. 

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Ellos son hijos de las familias Paroldi y Manrique que levantaron la capilla. Foto: Gentileza

Las autoridades religiosas decidieron levantar un sitial en el Cerro Valdivia o "Cerrillo" como le dicen los vecinos. Primero levantaron una gruta en la ladera del cerro. A este monumento se llega subiendo una veintena de escalones pintados de blanco.

En la cima se encuentra una imagen de Santa Bárbara de poco más de un metro de altura que está protegida dentro de una urna de vidrio. Justo debajo de los pies de esta imagen hay una estructura de cemento con forma de cruz, también pintada de blanco. 

El grupo del Geoparque está integrado por 28 personas. Foto: Gentileza.

Dentro de esta cruz, de unos 50 centímetros de altura por sobre el nivel del suelo, allí se encuentran las cenizas de los fallecidos por el terremoto. En el frente de este monumento hay una placa de bronce que dice "Aquí están las cenizas de quienes murieron el 15-1-1944. Recordación para ellos y gratitud del pueblo de San Juan, quienes nos ayudaron en esos días de dolor 15-1-1969"

Publicidad

Claudia Luna es una vecina del barrio Ruta 40 que queda justo enfrente del cerro, ella junto a algunos vecinos conformaron el Grupo Geoparque Cerro Valdivia que busca que el lugar se convierta en un parque que concentre actividades religiosas, culturales, deportivas y de estudio de la geología de la montaña. 

En la cima del cerro está la capilla en honor a la virgen de Tulum. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

Claudia contó que "desde siempre" en su familia le contaron que las cenizas de los fallecidos del terremoto estaban en la gruta, dijo que desconoce quién colocó la placa, que está en el frente, pero contó que hay mucha gente que va al lugar a orar, le hacen promesas a Santa Bárbara y dejan ofrendas y donaciones. 

"Hay gente que no sabe que aquí están los restos de los fallecidos, pero cuando ven la placa preguntan sobre el tema y también oran por lo que se llevó el terremoto, contó Carmen Sepúlveda, otra de las integrantes del grupo de Geoparque. 

En la zona también hay un horno de cal. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

Desde esta gruta se puede ver que unos metros más al sur, pero subiendo más en el cerro, hay una capilla en honor a la virgen del Tulum. Claudia contó que esta capilla también fue construida después del terremoto y agregó que fue erigida sobre los escombros de la antigua Catedral, lo que se cayó de la Iglesia de Santo Domingo y restos de adobes de diferentes construcciones.

"Mi madre me contó que muchos sanjuaninos donaron lo poco que les quedaba y hasta sus cadenitas de oro para ayudar a levantar la capilla en honor a la virgen de Tulum", recordó Claudia.

En la cima del cerro está la capilla en honor a la virgen de Tulum. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

La mujer agregó que este lugar que nació para recordar a los que murieron en el terremoto se mantiene vivo y con actividades religiosas. "Tenemos misas los 9 de cada mes y la fiesta patronal en octubre, para esa fecha se hacen casamientos y bautismos. Este domingo, que es un nuevo aniversario del terremoto, siempre hay alguna persona que sube a la gruta y reza por los fallecidos", concluyó Claudia.  

El Geoparque

Desde el año 2018, un grupo de 28 personas, vecinos cercanos del Cerro Valdivia, trabajan junto a la UNSJ y los municipios de Pocito y Sarmiento para que en este lugar funcione una Geoparque.

Jesús Díaz, otro de los miembros de del grupo, contó que ya han colocado dos bases de cemento sobre las que se construirán baños y un Centro Integrador y está proyectado que más adelante se haga un microcine.  

A esto se suma que, en un futuro, pretenden hacer un puente colgante que sirva para comunicar diferentes elevaciones que en los que habrá actividades culturales o de recorrido por la montaña. También tienen planificado hacer un parador para ofrecer servicios a los visitantes. 

En el cerro también hay un recorrido con las 14 estaciones del Vía Crucis. Foto: Gastón Vargas / DIARIO HUARPE.

El complejo Cerro Valdivia incluirá además una recorrida por un horno de cal que, según los pobladores, tiene más de un siglo de antigüedad. Se trata de una estructura de piedras que tiene casi dos metros de altura y consta de dos ambientes.

Además de las actividades que se realizan en el lugar, las rocas que tiene el cerrillo tiene un alto interés científico, ya que son unas de las más antiguas de San Juan. Ese valor geológico permite interpretar procesos que actuaron para la formación de cordillera. El cerro estaba rodeado por grandes lagunas. Antiguas poblaciones utilizaban la formación para extraer cuarzo y fabricar herramientas de corte.

Datos

El nombre: los impulsores del Geoparque creen que el cerro lleva ese nombre en honor a un cura que llegaba en canoa hasta este lugar y buscaba ayudar a las antiguas poblaciones. 

Peregrinación: Durante años el Cerro Valdivia recibió una peregrinación de jóvenes en septiembre. La primera se hizo en 1978, hace años el destino de la caminata se cambió al oratorio de Ceferino Namuncurá en San Martín.

Leyenda: cerca del cerro está "la cueva de las brujas" que es una mina abandonada en donde se realizan rituales de magia negra. Hay una leyenda que cuenta que un comerciante que se robó velas de este lugar perdió todo lo que tenía a causa de la maldición que pesó sobre él. 

Publicidad
Más Leídas
Publicidad