Publicidad

Departamentales > Reclamo vecinal

Basureros dicen que no entran a un barrio de Pocito por la inseguridad

Los vecinos del B° Huarpes de Pocito exclamaron que por problemas de inseguridad tales como pedradas al camión recolector, robo a los trabajadores, entre otras, se quedaron sin el servicio municipal.

06 de septiembre de 2023

Desamparados por la municipalidad y por las fuerzas de seguridad, vecinos del B° Huarpes o como lo llaman sus habitantes “tierra de nadie” o “zona liberada”, conviven entre la basura y los hechos de inseguridad. Es que, en el lugar, los camiones recolectores de residuos dejaron de pasar porque algunos inadaptados largaban piedras al camión y hasta les robaban a los trabajadores municipales. DIARIO HUARPE estuvo en el barrio, en inmediaciones de calle Frías y 6, para conversar con los vecinos sobre el problema y constató que los cestos de basura de los domicilios están rebalsados.

Los cestos de basura están repletos en los frentes de las casas. Foto: Gastón Vargas / Diario Huarpe.

“No sabemos qué hacer, estos barrios son tierras de nadie” explicó Orlando Cabrera, quien caminaba junto a su pareja María Brottier. Orlando tiene 65 años y María 60, en este caso, justo se encontraron con el móvil de DIARIO HUARPE en una esquina del barrio Huarpes. El hombre acompañaba a su esposa a tomarse el colectivo a plena luz del día.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

“Es que si la ven sola corre el riesgo de que le pase algo, por eso la acompaño todos los días a tomarse el colectivo”, acotó el hombre.

Por otro lado, la mujer, aprovechó la oportunidad para denunciar a sus vecinos. Coincidió en el reclamo por la seguridad y el drama que viven los recolectores de basura, pero también aclaró que en el barrio se hacen basurales porque los mismos vecinos son los que no saben vivir en un vecindario y tiran la basura en cualquier lado.

La basura en los cestos de los vecinos. Foto: Gastón Vargas / Diario Huarpe

“Eso es mugre de la gente porque les gusta, les gusta vivir así” dijo María.

Ante la consulta de si hay recurrentes llamados a las fuerzas de seguridad, los vecinos explicaron que ni la Policía quiere entrar al barrio. Además, la mayoría son menores de edad, por lo que la pareja explicó que tampoco pueden hacer mucho.

“Son todos menores, no se los pueden llevar. Pero si uno les rompe la cabeza, termina preso”, dijo enojado Orlando.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad