Publicidad

Provinciales > historia

Tiene párkinson y une San Juan con Neuquén en bicicleta para mostrar que hay esperanza

El sanjuanino lleva una semana en viaje, con caídas y dificultades, pero pronto llegará a destino, completando una travesía sin igual.

POR REDACCIÓN

23 de noviembre de 2021

Omar Rojas hizo una promesa hace años, mucho antes de enterarse de que tenía una enfermedad neurológica incurable. Le dijo a un compañero del servicio militar que antes de que se retirara lo iba a visitar en Neuquen, donde reside, yendo desde San Juan. Hace 14 años recibió una noticia inesperada: tenía párkinson e iba a tener que convivir con el deterioro progresivo en adelante.

A pesar de todo lo que vivió, de que lleva 7 años en tratamiento y se quedó viudo, a los 56 años se subió a su bicicleta e inició un camino de más de 1.000km, que estuvo lleno de contratiempos y ayudas inesperadas. Empezó el pasado domingo 14 y espera llegar el martes 23 o miércoles 24, según como se den las cosas.

Publicidad

Graciela Orostizaga, presidenta de la Asociación Civil Párkinson San Juan contó a DIARIO HUARPE que los ojos de todas las personas que sufren esta enfermedad están siguiendo a Omar. “Él decidió hacer esto también para demostrar que se puede, a pesar de los síntomas que no son sólo temblores, también tenemos parálisis, problemas de equilibrio, de presión y otras cosas”, aseguró. La mujer dijo que se ha convertido en una inspiración por su objetivo heroico.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

El viaje de Omar empezó con dificultad pero mucha voluntad. Es que iba a ir acompañado por una movilidad todo el camino, pero un día antes de la fecha planteada para salir se enteró de que quienes iban a ir con él no podían salir. A pesar de esto se subió a su bicicleta y salió a la ruta a las 9:15 desde Media Agua.

De a poco en el camino fue encontrando ayuda en personas solidarias que se conmovieron con su historia. En Las Heras lo recibieron familiares, en San Rafael, Mendoza, una mujer le había preparado una habitación para que pasara la noche cuando se enteró que estaba en camino. Incluso algunos quilómetros después, donde no había un destacamento de gendarmería donde parar a comer un hombre de 80 años y su hijo lo ayudaron con el almuerzo. También un matrimonio muy humilde lo recibió en su casa en el sur.

Tenía pensado llegar a Neuquen el sábado, pero las dificultades han demorado su viaje. En Chosmalal se encontró con uno de los peores días. Una zona de la ruta que es de tierra hizo que se cayera varias veces y hasta pinchara su bicicleta. Este tramo tenía pensado hacerlo en una todoterreno que iba a ir en la movilidad que lo acompañaba, pero al final solo contaba con su bici de ruta.

Publicidad

Cuando llegó lo hizo con algunos arañones en el cuerpo y su rodado roto, pero contactó con un puesto de Gendarmería que estaba al tanto de su travesía y lo ayudaron. No solo repararon su bicicleta, también lo llevaron al hospital donde le hicieron un chequeo para confirmar que está todavía en condiciones de seguir viaje.

Este martes tiene planeado hacer el último tramo hasta Junín de los Andes, donde lo esperan dos de sus hijos y un recibimiento de sus compañeros militares. Todavía no sabe cómo va a volver, pero por su objetivo inicial, de visitar a su compañero está cada vez más cerca.

A Omar solo le queda algo más por cumplir: que la travesía se convierta en noticia nacional y provincial y que desde el Gobierno difundan lo que hace. Su idea es que más personas con párkinson sepan que es posible seguir teniendo sueños a pesar de esta enfermedad. Además, es parte de una campaña de difusión sobre las problemáticas que tienen otros como él.

Graciela contó que, a pesar de todos los avances, todavía es difícil conseguir los medicamentos que son muy caros, también falta información sobre este problema. “Es necesaria una mejor atención neurológica en cada rincón del país, porque en algunas partes todavía es difícil acceder”, aseguró la mujer.

Omar también necesita una ayuda para superar este último tramo de su travesía. No salió con una gran cantidad de recursos económicos y a pesar de la solidaridad se está quedando sin fondos. “Tiene pensado hacerse una cuenta de Mercadopago cuando llegue a alguna localidad un poco más grande, tal vez a un puesto de Gendarmería para ver si alguien lo puede ayudar con lo mínimo para que pueda comer y dormir en lo que le queda”, explicó Graciela. Por ahora no descarta volver también pedaleando, pero incluso si no es así, necesitará ayuda para un retorno seguro a San Juan. Mientras tanto, todos sus esfuerzos están puestos en cumplir la promesa que hizo de joven y dejarle un mensaje a quienes como él enfrentan los desafíos del párkinson.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad