Publicidad

Economía

Caja de Acción Social: creció la toma de créditos, pero bajó en relación al último año de normalidad

En 2021 hubo 10.300 estatales que accedieron a un préstamo. Los más demandados fueron los personales, de hasta $150 mil.

03 de enero de 2022

La Caja de Acción Social es la opción financiera más barata que hay en el mercado sanjuanino y en el año que se fue otorgó préstamos a más de 10.000 agentes públicos. La cifra es mayor a la que se registró en el atípico 2020 que atravesó el mundo por efecto de la pandemia del coronavirus, pero revela una baja en comparación a 2019, el último periodo de normalidad.

De acuerdo con los números que dio a conocer el organismo que encabeza Claudia López, entre enero y diciembre de 2021 se concedieron 10.300 préstamos a los agentes públicos sanjuaninos por un total de $1.180 millones. La mayoría fueron créditos personales (7.086), para los que el tomador no necesita consignar para qué destinara el dinero.

Publicidad

La comparación con el año anterior muestra que en 2021 hubo un 36,5% más de agentes públicos que pidió asistencia (7.543). Una de las explicaciones que dan en el organismo es que en 2020 atendieron bastante menos por la cuarentena estricta primero y las restricciones de funcionamiento después y que eso hizo que la cantidad de trámites bajara de manera considerable.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Para trazar indicadores que reflejen de manera más acabada el comportamiento del mercado local, la contraposición hay que hacerla con 2019. Fue el último año sin pandemia y la economía doméstica se movió por circunstancias que no estuvieron condicionados por la emergencia sanitaria y las restricciones que por varios meses dejaron desiertas las calles.

Los 10.300 créditos que dio la Caja en 2021 representan una caída del 19,6% contra los 12.800 de hace dos años. En términos nominales, significa que el año pasado hubo 2.500 empleados públicos menos que accedieron a la asistencia oficial.

El estallido del endeudamiento por parte de la clase trabajadora suele ser una fija en un contexto de crisis económica como la que está viviendo el país. Sin embargo, siempre en relación a 2019, la demanda de los estatales de los créditos de la Caja de Acción Social no evidenció ese fenómeno este año. Un par de datos que pueden explicar ese resultado es que fueron de los pocos que, aún en pandemia, siguieron cobrando con regularidad y a lo largo de 2021 consiguieron varios aumentos salariales que ayudaron a acortar la brecha con el imparable índice de inflación.

Publicidad

El volumen de dinero que salió de las arcas de la Caja de Acción Social subió no por la cantidad de créditos sino por obra y arte de la inflación, que obligó a las autoridades a ajustar los montos de cada una de las líneas crediticias disponibles para que no pierdan rendimiento. En 2019 se prestaron $855 millones y el año pasado fueron $1.180 millones.

El último incremento en el monto a prestar fue en noviembre de 2020. Este año no hubo ningún ajuste, porque la administración uñaquista decidió agregar una línea de crédito más: Rodados, que es para la compra de bicicletas, motos y repuestos. A ese rubro accedieron 81 agentes, por un total de $14,5 millones.

Para saber

Aunque se supone que sí, todavía no se sabe si en el transcurso de este año habrá aumento de los montos a prestar ni una fecha estimada.

La Caja tiene una tasa de recupero del 100%, ya que cuenta con prioridad para descontar la cuota del recibo de sueldo de los estatales.

El dinero recuperado permite renovar los créditos y que el círculo de asistencia a los agentes públicos no se detenga por falta de liquidez. 

Publicidad
Publicidad