¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

30 C°

Viernes

18 C° / 35 C°

Sábado

19 C° / 35 C°

Política > Visita presidencial

Tras el terremoto, Fernández vino a San Juan y anunció la construcción de 1.800 casas

Son para familias vulnerables y afectadas por el sismo. El aporte nacional supera los $7.000 millones.

POR Leonardo Domínguez
20 de enero de 2021

20 de enero de 2021

“Me acosté pensando en lo que había pasado en San Juan… me levanté, hablé con Sergio y le dije voy para allá”, contó ayer Alberto Fernández sobre su visita a la provincia tras el fuerte terremoto del lunes que dejó destrozos materiales en varios departamentos y 4 heridos. El presidente de la Nación recorrió las zonas más afectadas y anunció un aporte de varios de miles de millones para construir 1.800 casas lo antes posible y ayudar a las familias que se llevaron la peor parte. Aseguró que "los sanjuaninos pasaron una prueba de fuego”.

Fernández, que llegó acompañado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, resolvió modificar la agenda que tenía prevista para el martes. Apenas se enteró del terremoto de 6,4 que golpeó el suelo sanjuanino les dijo a sus colaboradores que antes de su visita a La Rioja quería desembarcar en San Juan y tomar contacto en vivo y directo con el panorama que dejó el movimiento telúrico.

Junto al gobernador Sergio Uñac recorrieron los asentamientos Pellegrini y la Paz, en Rivadavia, que fueron dos de los que más sufrieron las consecuencias del terremoto por las construcciones precarias que presentan. Fue allí que, frente a los vecinos, dio a conocer que su gestión adelantará la llegada a San Juan de $7.100 millones para la construcción de 1.800 casas.

“Si hay un sanjuanino sufriendo, sufre toda la Argentina y mi única obligación es estar al lado, como lo hice mirando a los ojos a Romina, quien perdió su casa anoche. Yo mismo le dije que iba a tener su casa para que viva con su hija”, aseguró Fernández en Casa de Gobierno minutos después, en la firma del convenio que formaliza el financiamiento nacional.

Según dijo el jefe de Estado, el dinero estará disponible de manera inmediata y el resto dependerá de los procesos administrativos que hacen falta para empezar a construir las casas (proyecto, licitación y firma de contrato). Hasta que los afectados puedan contar con un techo seguro y antisísmico, contó que el plan es que la provincia haga “un censo rápido y ayudar económicamente” a que reparen sus casas.

Las 1.800 viviendas forman parte del plan de erradicación de villas que proyectó la gestión uñaquista hasta 2023 y con el adelanto del dinero, la apuesta es apurarlo y llegar a muchas familias vulnerables que sufrieron destrozos en sus precarias casas en la noche del lunes. El ministro local Julio Ortiz Andino dijo que la semana que viene comienza con la urbanización de dos terrenos en Rivadavia, para tratar de arrancar en marzo la construcción de 837 unidades habitacionales antisísmicas.

Las que restan para completar el cupo irán para darles respuesta a familias de otras comunas que viven en asentamientos. Ortiz Andino mencionó proyectos de erradicación de villas en Caucete, Pocito y Santa Lucía para lo que queda de gestión.

Fernández elogió la política antisísmica que implementó la provincia a partir de 1944 y aseguró que los sanjuaninos “deben estar orgullosos”, además de resaltar que las construcciones ajustadas a las normas sismorresistentes permitieron que “no tuvieran que lamentar ninguna víctima en el medio del terremoto”. “Pasaron una prueba de fuego”, agregó.

Palito, vacunas y pronóstico en textuales

“Los que producen maíz, trigo, carne y tienen excelentes oportunidades de exportar y queremos ayudarlos a que lo hagan, nos preocupa que no entiendan que esos precios internacionales no se los pueden cobrar a los argentinos".

“Creo que están empezando a llegar a partir del fin de semana próximo el resto de las vacunas que, según contrato, compramos a Rusia para vacunar a 10 millones de personas hasta el 28 de febrero”.

“Este año lo miro con mucho optimismo… llevamos 10 semanas consecutivas de caídas en los comedores y merenderos populares, menos gente que va a comer, son argentinos que han conseguido un trabajo y pueden comer en sus casas, es un buen dato”.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.