Publicidad

Judiciales > Audiencia

Saqueos en San Juan: mintió a los policías para zafar, pero llegó al juicio

Esta mujer cuenta con una condena en suspenso y con una causa abierta por amenaza con arma de fuego, ambas del 2019.

POR REDACCIÓN

03 de agosto de 2022

Este miércoles a las 8 comenzó la audiencia en Flagrancia en la que declararon los acusados de formar parte del intento de saqueo en el Chango Más y de la acción concretada en El Gran Almacén.

Entre los involucrados hubo una mujer que mintió a la Policía cuando le tomaron sus datos personales. Dijo falsamente que se llamaba Lucía Elizabeth Valdéz, cuando en realidad es de apellido Laciar. Ese no fue el único dato falso que les dio a los efectivos, ya que les aseguró que estaba embarazada para tratar de zafar de las investigaciones.

Publicidad

En esta jornada declaró y dijo ante el juez que ese día ella estaba esperando el colectivo cuando la Policía de repente llegó y le dijo que se tirara al piso. Sostuvo que ella “no tenía nada que ver con lo del Chango Más”.

También, manifestó que no conocía a ninguno de los detenidos y reiteró que sólo estaba esperando el colectivo. Incluso, sostuvo que no entendía por qué la detenían.

Una vez que la saqueadora declaró, la fiscal dio a conocer que esta persona cuenta con una condena en suspenso y con una causa abierta por amenaza con arma de fuego, ambas del 2019.

En cuanto a las investigaciones, la fiscal explicó que hay dos procesos que se llevan adelante en Flagrancia y otro en el juzgado ordinario, para dar con los autores intelectuales de los saqueos. En ese sentido, los peritos realizaron análisis a los celulares secuestrados para llegar a los que enviaron los chats de incitación a los ataques.

Publicidad

El modus operandi

Durante la audiencia se dio a conocer que los saqueadores se organizaban mediante un grupo de Whastapp llamado “Iniciemos la protesta”, donde armaban la estrategia para ingresar a los supermercados. Primero entraron en grupo de cinco y seis, siendo discretos y todas eran mujeres con niños.

Agarraban los carritos y metían la mercadería directamente sin mirar los precios, lo que llamó la atención al personal de seguridad. De esta manera, les pidieron que se retiren y bajaron las persianas del comercio sospechando que era un intento de saqueo.

Más adelante, comenzaron los disturbios fuera del supermercado y un agente de seguridad se dio cuenta de que llegaba mucha gente en remis. Por eso, inmediatamente llamó al 911 y efectivos llegaron hasta la zona.

NOTAS RELACIONADAS
Publicidad
Publicidad