AHORA

37 C°

Lunes

22 C° / 31 C°

Martes

21 C° / 35 C°

Envían a Cristina Kirchner a juicio oral y piden su desafuero

El juez Claudio Bonadio estableció el cierre de la etapa de instrucción del expediente. Busca que la expresidenta cumpla con la prisión preventiva.

POR REDACCIÓN

20 de septiembre de 2019

El juez federal Claudio Bonadio envió hoy a juicio oral la causa de los cuadernos de las coimas, el caso donde se revelaron y confesaron sobornos como nunca antes, un expediente que tiene como acusados a la cúpula del gobierno kirchnerista y a 30 empresarios de grandes compañías contratistas del Estado.

La principal investigada es la expresidenta Cristina Fernández, sospechada de haber cobrado coimas y de haber montado la estructura para hacerse del dinero obtenido en forma ilegal de los empresarios. Según Bonadio, ella y su marido, el expresidente Néstor Kirchner, "comandaron" una asociación ilícita que funcionó entre principios de 2003 y noviembre de 2015, "cuya finalidad fue organizar un sistema de recaudación de fondos para recibir dinero ilegal con el fin de enriquecerse ilegalmente y de utilizar parte de esos fondos en la comisión de otros delitos, todo ello aprovechando su posición como funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional".

En el documento de la elevación a juicio de hoy, Bonadio volvió a pedirle al Senado el desafuero de Cristina Fernández para hacer efectiva la prisión preventiva que él dispuso contra ella en esta causa.

El diputado Máximo Kirchner, hijo de los expresidentes, también fue investigado como parte de la presunta asociación ilícita, pero hoy Bonadio lo sobreseyó. Lo mismo dispuso respecto de los demás referentes de La Cámpora imputados, Eduardo De Pedro, Andrés Larroque, José María Ottavis y Julián Álvarez. Lo que le quedaba a Bonadio respecto de ellos era solo la acusación relativa a su supuesta participación de la asociación ilícita. El juez ya se había desprendido por incompetencia de la parte de la causa en la que estaban acusados de haber recibido dinero de los sobornos para solventar actividades políticas.

En el presunto organigrama de la asociación ilícita que ahora irá a juicio, por debajo de los expresidentes, figuran el exministro de Planificación Federal Julio De Vido; su segundo, Roberto Baratta (los dos presos); el financista Ernesto Clarens y el empresario Carlos Wagner, de la compañía Esuco, que presidió la Cámara Argentina de la Construcción. Ellos fueron, según Bonadio, los que armaron la banda delictiva. Irán a juicio oral acusados de haber sido "organizadores" de esta presunta asociación ilícita, de la que también habrían participado otros agentes, como el exsecretario de Obras Públicas José López (preso y condenado por el caso de los bolsos con dinero en el convento) y el chofer de Baratta, Oscar Centeno, el autor de los cuadernos que permitieron reconstruir los caminos de las coimas que Bonadio y la Cámara Federal dieron por probadas.

En cuanto a los empresarios, casi todos irán a juicio procesados por "cohecho activo", por haber hecho pagos que en el marco de esta causa muchos admitieron cuando declararon como arrepentidos.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?