¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

25 C°

Domingo

9 C° / 25 C°

Lunes

10 C° / 27 C°

Judiciales > En la mira

Jury a Alonso: una contradicción y falta de personal idóneo en Jáchal, el sello que dejó una testigo

Se trata de Vanina Siri, quien estuvo a cargo de la Secretaría Penal del juzgado que dirigía el magistrado denunciado. La parte acusadora y la defensa dicen que su testimonio les sirvió.

POR Leonardo Domínguez
21 de septiembre de 2021

21 de septiembre de 2021

En una nueva jornada del proceso de destitución contra el juez Javier Alonso por una supuesta morosidad extrema en el trámite de las causas, este lunes declaró una empleada judicial que dejó mucha tela para cortar. Se llama Vanina Siri, estaba al frente de la Secretaría Penal del juzgado jachallero y de sus dichos se desprende que en el área no había personal debidamente capacitado en la materia, abonando así los argumentos del magistrado acerca de los problemas de recurso humano que sufría para tener los expedientes al día. Por otro lado, la mujer incurrió en una contradicción que le podría valer ser denunciada por falso testimonio: primero dijo que no mandaba estadísticas a la Corte de Justicia, pero segundos después tuvo que reconocer ella misma firmó y envió un oficio que pone en evidencia que la parte Penal estuvo casi paralizada por el término de seis meses.    

Siri es la séptima testigo que pasa por el Jury de Enjuiciamiento que se está llevando a cabo en las instalaciones del Club Sirio Libanés. Ella era empleada del juzgado que dirige Alonso y en julio del año pasado quedó a cargo de la Secretaria Penal, cuando su titular fue trasladado y el puesto no fue cubierto en forma permanente.

La funcionaria judicial respondió preguntas del Ministerio Público y los abogados defensores y entre otras cosas, señaló que ella era la única abogada que había en la secretaría donde se investigan y se resuelven los delitos que se cometen en la Segunda Circunscripción Judicial. Los demás, dijo, eran administrativos. Como consecuencia de eso, sostuvo que sus compañeros tenían muchas dudas a la hora de instruir un expediente y que le preguntaban a ella, quien a su vez le trasladaba las inquietudes a Alonso.

Acerca del ritmo de trabajo de Alonso, que quedó en duda a partir de las demoras que hay en los expedientes, la testigo aseguró que el juez asistía al juzgado todos los días y que lo hacía mañana y tarde.  

Los abogados de Alonso, Franco Montes y Marcelo Fernández, le dan un valor especial al testimonio de Siri. Sucede que la estrategia defensiva pasa por demostrar que las demoras no eran por culpa del juez, sino que responde a la poca cantidad de agentes con la que contaba, a la falta de personal con idoneidad suficiente en el fuero Penal y a que las instalaciones no eran las adecuadas para celebrar audiencias con el distanciamiento y los cuidados que exige el protocolo sanitario.

El ánimo de la audiencia cambió cuando Siri respondió que no recordaba la cantidad de resoluciones dictadas en la parte Penal por Alonso en el segundo semestre de 2020 y que ella no enviaba a la Corte de Justicia las estadísticas del juzgado. De inmediato, el fiscal Fabrizio Medici pidió que le exhibieran el informe que ella misma había firmado y la testigo se apuró en reconocerlo.

La contradicción no pasó inadvertida por el fiscal General de la Corte, Eduardo Quattropani. Hizo reserva para abrir un proceso penal contra Siri por falso testimonio.

Para Quattropani y el fiscal de Estado Jorge Alvo, que representan a la parte acusadora, el informe estadístico es vital para demostrar que el juez tuvo prácticamente parada el área Penal de su juzgado. Sencillamente, porque allí figura que entre julio y diciembre del año pasado, Alonso no dictó ningún sobreseimiento, falta de mérito o procesamiento para resolver la situación de los imputados en las causas penales que estaban en trámite.

La auditoría que ordenó hacer la Corte en Jáchal y que derivó en el pedido de destitución de Alonso acredita que en el juzgado había más de 500 causas con demoras y los titulares del Ministerio Público y la Fiscalía de Estado sostienen que eso fue responsabilidad del magistrado. Le endilgan morosidad, falta de cumplimiento de los deberes, negligencia y mala conducta, todas causales de destitución.

Si bien las causas atrasadas eran de todos los fueros, el grueso pertenecía a la parte Penal. A pesar de que en muchas había detenidos y que otras tantas eran por violencia de género y se supone que deberían tener prioridad, no hay registros de resoluciones por parte de Alonso en el segundo semestre del año 2020.

El Jury continuará este martes con la declaración de dos testigos convocados por la defensa. La jornada más atractiva de esta semana se espera para el miércoles, cuando está previsto que hable el juez denunciado.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión