¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

25 C°

Domingo

9 C° / 25 C°

Lunes

10 C° / 27 C°

Decoración > Exteriores

Pérgolas, una propuesta para disfrutar del jardín en verano

Como elemento decorativo o para crear un espacio de comodidad en el jardín, las pérgolas son un elemento a tener en cuenta para disfrutar del aire libre en verano.

POR REDACCIÓN

16 de septiembre de 2021

Los días más cálidos, el aroma a azahar que se disfruta en las calles y las pequeñas hojas verdes que brotan en los árboles comienzan a marcar la llegada de la primavera. Estos últimos tiempos en los que acostumbramos a estar más guardados en casa nos enseñaron a aprovechar cada espacio del hogar y, en ese contexto, el jardín comienza a ser el protagonista.

En las casas y en los jardines existen espacios que nos invitan a vivir momentos especiales, invocan sensaciones y nos regalan instantes únicos. Qué sanjuanino no tiene algún recuerdo feliz de su niñez que involucre una reunión familiar bajo una pérgola, esta estructura presente en casi toda casa de abuela, que ayudó desde tiempos remotos a soportar las altas temperaturas del verano en la provincia.

La pérgola, es ese espacio en el jardín en donde se puede comer un asado familiar al mediodía, leer un libro recostado en una hamaca paraguaya o dormir una siesta al reparo de una parra. Más allá del misticismo que generan, tienen su perfil práctico: aportan una dimensión vertical al espacio, crean grandes o pequeños refugios al aire libre que permiten frenar el sol en el verano y donde pueden crecer una gran variedad de plantas trepadoras lo que, además, ayuda a generar sensación de frescor, sobre todo, al caer la noche. Son también útiles para tapar vistas no deseadas, dar un marco ornamental a un camino o crear un sector más en el jardín.

Más allá de lo estético, se trata de un espacio a tener en cuenta para vivir el jardín, es decir, para crear un ambiente en donde podamos desarrollar actividades cotidianas de una manera placentera, confortable y agradable. A la hora de diseñar, las pérgolas deben ser tenidas en cuenta como parte del todo, del esqueleto del jardín y su proporción también debe respetar la del terreno. Bien pensadas, pueden llegar a transformarse en el rincón preferido de la casa.

DIMENSIONES

Este es un punto esencial en el diseño, ya que para definirlo hay que pensar en la función que este espacio cumplirá. Si será sólo un rincón de descanso, si la idea es proporcionar sombra a la orilla de una pileta, o se desea crear un lugar para comer, son cuestiones a evaluar para calcular los metros que deberá tener. En este último caso, hay que pensar en el largo de la mesa y la cantidad de sillas que habitualmente se usarán. Si se busca crear un poco de sombra, para leer un libro, el banco que pondremos debajo definirá el tamaño de la pérgola.

MATERIALES

Siempre se recomienda concebir los ambientes del hogar como un todo integrado. El jardín no es la excepción. Por esa razón, y aunque ese trate de un agregado que no estaba pensado al momento de construir la casa, lo ideal es tener en cuenta el estilo de la casa y los materiales que se utilizaron en revestimientos y decoración. Si la casa es rústica, pueden utilizarse materiales como la madera o palos bien fuertes, si el estilo es clásico, unas columnas redondas de cemento pueden quedar muy bien. Por otro lado, las pérgolas construidas en metal y combinadas con madera pueden combinar muy bien con un estilo industrial, más moderno o minimalista.

Otro aspecto a considerar a la hora de elegir el material es la durabilidad y el mantenimiento que cada uno tiene, pues en cada caso encontramos pros y contras. Si se prefiere usar madera y se quiere cubrir con algún tipo de planta trepadora, es importante considerar una madera que no requiera pintura permanente ya que, retirar la planta para volver a pintar cada vez que se necesite se convertirá en un dolor de cabeza. El lapacho, el quebracho y el eucalipto impregnado son las más usadas por su larga durabilidad.

Otro aspecto a considerar si se elige la madera es que ésta se pudre con mayor rapidez al contacto permanente con la tierra y el riego. Para evitar que el proceso se desarrolle con celeridad, es recomendable darle unas capas de brea (pintura asfáltica) o de alguna pintura aislante en la parte que va enterrada.

Para brindarle firmeza a la estructura, los postes deben ser enterrados, al menos, en una tercera parte de su largo y, en lo posible, reforzar con cemento.

Al pensar en el suelo, debajo de una pérgola puede haber cerámico, pasto, adoquines o lo que se prefiera. La elección dependerá, nuevamente, de la función que se le quiera otorgar al espacio y el presupuesto con el que se cuente. En el caso del césped, hay que tener en cuenta que la sobra que la pérgola produce hará necesaria la elección de una variedad que no requiera de la luz solar.

PLANTAS TREPADORAS

Pensar en una pérgola en el jardín es sumar verde en algunos metros verticales y generar sensación de frescura en el espacio. Se puede incluir una pérgola sin verde, pero en San Juan, lo recomendable es agregar alguna planta que la trepe y así la revista de su verdor.

Consultado al respecto sobre las mejores variedades para tal fin, Matías Ramé, propietario del vivero El Almendro (ubicado en calle Ignacio de la Roza 1354 oeste) mencionó algunas de ellas:

-Jazmines: Hay muchas variedades, cada una con sus características específicas. Las más conocidas y recomendables son el Jazmín Paraguayo o Brunfelsia australis, un arbusto que puede llegar a los 3 metros de altura y que da flores violáceas que luego se decoloran, y el Jazmín de Leche o Trachelospermum jasminoides, con flores blancas, pequeñas y muy perfumadas, es una especie que al principio crece lentamente pero luego comienza a enredarse por su cuenta.

-Bignonia Venusta o Pyrostegia Venusta: También es conocida como “Flor de San Juan” por ser la predilecta a la hora de ornamentar los hogares en la provincia. Es una trepadora con troncos leñosos que le sirven para soportar su peso en época de floración, ya que sus flores naranjas y con forma de corneta son abundantes y pesadas. Sus hojas son caducas, aunque en climas cálidos se comportan como perennes.

-Hiedra: Tiene una rama flexible salen unas raíces que permitirán a la planta adherirse al tronco e ir hacia arriba buscando la luz. La Hiedra disciplinada (posee manchas de color blancuzco) es muy vistosa e ideal para darle color al jardín.

-Parra: A pesar de que no son muy elegidas en la actualidad para casas en la ciudad, si son las predilectas en cabañas o casas de campo. La parra y sus diferentes variedades poseen una cualidad muy especial, ya que además de dar ricos frutos y rico vino, pueden usarse para dar sombra si se guían de forma adecuada.

Según el tipo de ambiente que se quiera lograr y la funcionalidad que se le dé, será la especie a elegir y el material empleado en la edificación de la pérgola. El resto, consistirá en vestir el espacio, dotarlo de personalidad y diseño con una linda mesa donde disfrutar almuerzos familiares, un sillón con cómodos almohadones que inviten a leer un buen libro o una hamaca que nos permita descansar a la sombra.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión