Publicidad

Provinciales > 24 de marzo

Pozo de Vargas termina sus excavaciones después de 20 años

El juez dictaminó que los trabajos concluyeron con éxito. Si bien el pozo cerró, los trabajos de identificación siguen para esclarecer los casos de desaparición.

23 de marzo de 2023
El pozo termina con sus trabajos de excavación, pero seguirá con las labores de investigación.

Después de 20 años de trabajo en Pozo de Vargas, uno de los sitios en los que se trabajaba recolectando cuerpos de desaparecidos en la dictadura, dio por finalizado su trabajo. El juez Pablo Camuña declaró que los trabajos de perforación y rescate de material terminaron exitosamente. En aquel lugar trabaja Gema Guiomar Huetagoyena Gutiérrez, sanjuanina arqueóloga forense del Colectivo de Arqueología Memoria e Identidad de Tucumán (Camit).

En la semana de la memoria, el pozo concluye una de las tareas más duras. Esto no quiere decir que no haya más que hacer porque se seguirá identificando los restos, además que servirán para determinar detalles como los métodos de tortura y ejecución que usaron y que servirán como prueba en los juicios contra de los represores y como lugar de memoria.

Publicidad

Se estima que en el lugar hay 149 personas, víctimas de desapariciones forzadas, de las cuales 116 fueron identificadas por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Del lugar se rescataron restos óseos y piezas arqueológicas como ropa, etiquetas que determinan la fecha de los cuerpos y otros elementos que sirvieron para identificar a los cuerpos.

La historia del pozo

La causa se inició formalmente en 2002 con una denuncia sobre un pozo de agua tapado que entre 1976 y 1977 se había usado como fosa común, al que después de la medianoche, en medio de apagones en todo el barrio de Villa Muñecas, se arrojaban los cadáveres de quienes el Ejército decidía desaparecer de la tierra.

Con la colaboración de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) se creó entonces el Grupo Interdisciplinario de Arqueología y Antropología de Tucumán (GIAAT), integrado por docentes y alumnos de la Facultad de Ciencias Naturales y del Instituto Miguel Lillo, que pronto confirmó la existencia del pozo pero se topó con una saturación de agua que obligaría a perforar otros cinco para poder continuar la investigación.

Publicidad

En 2004 se encontraron los primeros restos óseos y en los años siguientes surgieron más dificultades técnicas. Por orden judicial se construyó un cercado olímpico, se proveyó de custodia y seguridad, y se colocaron tableros eléctricos para garantizar el funcionamiento de las bombas de agua y del montacargas en el interior del pozo.

Durante la feria de enero de 2010 se reanudaron las pericias a cargo de varios especialistas que aún hoy integran el Colectivo de Antropología, Memoria e Identidad (CAMIT). La excavación arqueológica dio primero con escombros, maderas, arcillas, metales y ladrillos. Más abajo comenzaron a aparecer restos humanos, aunque el agua complicaba el trabajo.

Los peritajes de ADN sobre el material óseo se encomendaron al EAAF, que en su primer diagnóstico advirtió un “porcentaje de éxito” del 75 por ciento en la obtención de perfiles genéticos, muy por encima del 50% (en el mejor de los casos) de las muestras de otros enterramientos.

En diciembre de 2011, el EAAF le comunicó al flamante juez Poviña la primera identificación: el ex senador Guillermo Claudio Vargas Aignasse, desaparecido el día del golpe de Estado. El genocida Bussi, fallecido un mes antes, había insinuado durante su miserable defensa que a Vargas Aignasse lo habían matado sus compañeros.

Las tareas periciales se reanudaron en marzo de 2014, luego de solucionar fallas técnicas en el sistema de bombeo, acondicionar el montacargas y prolongar su recorrido. A mayor profundidad también se necesitó de un sistema de ventilación para sitios confinados, dado que la concentración de gases impedía trabajar, y se incorporaron equipos de rescate para los peritos y sus ayudantes. Poviña detalla en su resolución nombres de peritos y de las numerosas instituciones que participaron del proceso a lo largo de dos décadas.

Una vez por mes, desde 2014 hasta mediados de 2017, se enviaron las muestras óseas extraídas al laboratorio del EAAF en la ciudad de Buenos Aires, que al día de hoy permite asegurar que el pozo fue el depósito de los restos de 149 personas (28 mujeres y 121 hombres), de los cuales se logró identificar a 116 víctimas de desaparición forzada.

Poviña las enumera una por una, con su nombre completo, DNI, lugar y fecha de desaparición, y número de legajo CONADEP. Antes destaca que la identificación fue posible por “la sinergia del Estado, sumada a la pericia de peritos y ayudantes”, más “el aporte constante de querellas y familiares de víctimas, del Ministerio Público Fiscal, los vecinos de la finca, los equipos de CAMIT y EAAF, el trabajo interdisciplinario de organismos públicos” y las intendencias de San Miguel de Tucumán y Tafí Viejo.

En 2018, tras dar con un anillo de mampostería y, más abajo (hasta los 34 metros), con un cilindro metálico, se intentó mediante la técnica de “hincado por percusión” profundizar la excavación, pero ante un escape de gas metano se suspendió la medida. Para continuar la tarea se instaló una nueva bomba de agua, se prolongó la escalera de emergencia, se hicieron reparaciones y adecuaciones, y en septiembre del año pasado se reanudaron las excavaciones.

En la mañana del 28 de diciembre de 2022 el juez se hizo presente en el Pozo de Vargas, donde los peritos le informaron que habían excavado hasta el último anillo de la estructura y que todos los restos óseos habían sido extraídos.

El informe técnico del geólogo Juan Carlos Valoy destaca “el esfuerzo mayúsculo de los peritos excavadores en condiciones extremas”, calcula que se extrajeron entre 15 y 18 toneladas de materiales (rocas, limos arenosos, etcétera) y recuerda que el pozo original se construyó “para proveer de agua a las locomotoras de vapor del Ferrocarril”, agua que se extraía de un acuífero ubicado entre los 34 y los 37 metros. Otro informe, de CAMIT, desmenuza las distintas capas de materiales depositados para ocultar el destino de los cuerpos, que estaban en su mayoría en un estrato de entre 26 y 32 metros de profundidad.

En base a ambos informes, Poviña declara “concluida la excavación arqueológica desarrolladas en el interior del Pozo de Vargas” y encomienda al equipo CAMIT el resguardo de todas las evidencias relacionadas con los delitos de humanidad extraídas de su interior. Ordena también mantener la custodia y preservar y conservar toda la estructura construida para las excavaciones.

 “En consecuencia, al haber cumplido con las obligaciones asumidas por el Estado Argentino ante la comunidad internacional, hoy de raigambre constitucional, puedo decir con una profunda emoción que las tareas periciales de excavación arqueológica desarrolladas en el interior del Pozo finalizaron; mientras mantengo la esperanza que los últimos hallazgos producidos en el año 2022 se traduzcan en más verdad, que más personas desaparecidas encuentren su nombre y apellido, su familia, su historia. Y que, finalmente, el duelo de las víctimas sobrevivientes sea una realidad acompañada con el debido respeto al cuerpo, al que tiene derecho todo ser humano”, concluye Poviña.

Trabajar la tierra

Por último, Gema quiere volcar su experiencia en San Juan. Compartir qué hizo, de qué se trata, y principalmente refutar con evidencia material y científica, los discursos negacionistas.

“Como miembro del equipo, hace algunos años estoy trabajando con la vinculación de estos temas en la escuela, con el objeto de tender puentes que vinculen a la Arqueología con la comunidad escolar y quiero brindar mi colaboración acá en San Juan”, comentó la científica.

Las escuelas e instituciones que quieran contactar con Gema puede hacerlo al +54 9 3813 54-0019.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad