¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

7 C°

Martes

5 C° / 24 C°

Miercoles

15 C° / 20 C°

Provinciales > Historias sanjuaninas

“Pirata”, el sanjuanino que de niño soñó con ser veterinario y ahora se convirtió en una marca registrada

Tiene 52 años y dice que su abuelo le enseñó el cariño por lo animales.

El amor por curar y acompañar a los animales surgió cuando era niño. Foto: Sergio Leiva/DIARIO HUARPE.

POR Facundo Merenda SEGUIR
06 de agosto de 2020

06 de agosto de 2020

No tiene parches ni usa garfio, pero todo el mundo lo llama “Pirata”. Con su apodo, a lo largo de la vida, pudo ganarse su clientela y el cariño de los animales. Aldo Olivares Robledal nació hace 52 años en el departamento Capital. El sanjuanino de niño se proyectó como veterinario, algo que concretó cuando alcanzó la juventud, precisamente este 6 de agosto Día del Veterinario reivindica su tarea y no imagina haber elegido otra profesión.

Tati, hermana de Aldo, fue la encargada de bautizarlo con ese apodo desde que nació. El veterinario contó que la mujer, cuatro años mayor que él, sintió muchos celos debido a que se había ganado el cariño de sus familiares y al ver que irrumpió en el seno de su casa le dijo que era feo y le atribuyó ese mote. Sin embargo, su vida estuvo marcada por ese sobrenombre que lo llevó a relegar su designación original en el Registro Civil solamente a trámites personales.

El amor por curar y acompañar a los animales surgió cuando era niño. En la casa de su infancia, sus padres Quique y Chary le inculcaron el respeto por esos seres vivos, pero fue Armando, su abuelo materno, quien lo convirtió en “bichero” al 100%.

La pandemia del coronavirus afectó el trabajo que realizan habitualmente.Foto: Sergio Leiva/DIARIO HUARPE.

“Para mi cumpleaños, mi abuelo me regalaba animales y de ahí aprendí a quererlos”, contó Pirata a DIARIO HUARPE. Recuerda que con apenas 4 años tuvo a su primer potrillo que nació en la finca de Armando, de ahí en más para conservar la especie decidió hacer distintas cruzas y tener hasta la actualidad la descendencia de su tan preciado obsequio.

Aldo no jugaba ni con autitos, ni al fútbol, sino que su objetivo era criar animales. Era tanto su entusiasmo que sus padres llenaron el fondo de distintas especies, pero un determinado día tuvieron que cercarlo debido a que el niño estaba mucho tiempo entre ellos, casi que se transformó en uno más de esa familia.

Guiado por ese espíritu terminó el secundario y se fue a estudiar a Río Cuarto. Ahí estuvo 6 años. Su estadía en la carrera le consolidó el respeto por los animales, pero también los conoció desde su fisonomía y cualidades, algo que lo enriqueció de conocimientos. Tras recibirse volvió a San Juan para ponerse su propia veterinaria, El Arca.

Aldo no jugaba ni con autitos, ni al fútbol, sino que su objetivo era criar animales.Foto: Sergio Leiva/DIARIO HUARPE.

“El contacto con los animales te devuelve mucho. El amor y el cariño que te dan te reconforta el alma”, sostuvo. Aldo no tan sólo trabaja ateniendo mascotas, sino que muchas veces trata a animales exóticos como serpientes y arañas.  

A lo largo de su carrera obtuvo 8 premios que le posibilitó acrecentar su fama en el plano local. “Un premio es un reconocimiento a lo que vos haces cotidianamente”, comentó. Al mismo tiempo destacó que esos galardones los obtuvo por la votación de la gente a través de una encuesta.

El Pirata admitió que le es impensado imaginarse haciendo otra actividad. Su momento de ocio está puesto en el trabajo, él disfruta ese contacto con los animales, o cuando está en su granja Tierras Blancas todos los mediodías haciendo tareas de campo. “Si tuviera que definir mi profesión en una sola palabra sería amor. Volvería a elegir la misma carrera y el mismo trabajo”, concluyó. 

Aldo no tan sólo trabaja ateniendo mascotas, sino que muchas veces trata a animales exóticos.Foto: Sergio Leiva/DIARIO HUARPE.

En pandemia

Aldo comentó que la pandemia del coronavirus afectó el trabajo que realiza habitualmente. Según dijo, la gente no se animaba a ir hasta la veterinaria por el temor propio al Covid-19. Además, señaló que la clientela priorizó la atención de emergencia de los animales antes de algún otro servicio como vacunación o higiene. También marcó que las ventas fueron menores, los alimentos más caros se dejaron de vender. “Los sanjuaninos priorizaron lo fundamental”, sintetizó.

Video

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.