Solidaridad

Los voluntarios que ayudan a tomar conciencia sobre la donación de órganos

La fundación Continuar Vida se dedica a crear conciencia en la gente. Además acompaña y contiene a los chicos que esperan un trasplante.

POR REDACCIÓN

27 de febrero de 2019

Dar vida después de la vida. Este es el lema que llevan como bandera y hacen todo lo posible para que la gente entienda la importancia del mensaje. Saben que esperar un órgano para seguir viviendo no es una tarea fácil. Es por eso que, incansablemente, participan de eventos y hasta dan talleres, para que la gente entienda lo importante que es la donación de órganos y de médula.

Se trata de la Fundación Continuar Vida que tiene sede en San Juan y que desde hace un año y medio ya cuenta con su personería jurídica.

Se trata de una organización sin fines de lucro. Unos 13 voluntarios trabajan activamente creando conciencia. Sin embargo, son cientos de personas las que colaboran para que esta fundación pueda realizar las distintas actividades. Incluso, el Ministerio de Desarrollo Humano les entrega leche y pañales para realizar algunas entregas a niños que están en lista de espera de algún órgano y que son de escasos recursos.

“Esta es una fundación que está en Buenos Aires y que hace un tiempo desembarcó en San Juan. Me enganché en el tema porque hubo algunas historias de niños que esperaban un trasplante, me conmocionaron. En algunos casos el final fue feliz, en otros, no pudieron resistir”, dijo Patricia Caiña, al frente de la organización en la provincia.

Las tareas de esta fundación se dividen en dos ramas. Por un lado están presentes en distintos eventos muy convocantes para crear conciencia sobre la importancia de la donación de órganos. Por ejemplo, suelen estar el día de elecciones y hasta estuvieron presentes en la Fiesta del Sol.

“Lo interesante es que en el último año la gente tomó real conciencia sobre lo que implica donar un órgano. Hay muchas voluntades positivas”, agregó Patricia.

La fundación está en el “mientras tanto”. Es que además de crear conciencia, acompañan a los chicos que están en lista de espera para realizarse un trasplante. Según indicó Patricia, en la actualidad hay 3 chicos en estas condiciones.

Lo que hacen es asistirlos emocionalmente, pero también con donaciones que reciben de distintas personas. Muchos de ellos están en Buenos Aires, con sus papás. Entonces se los ayuda a realizar trámites, a orientarlos en esa provincia y hasta cuidar a los niños que permanecen internados en los distintos centros de salud.

A esto se suma que durante los fines de semana, los voluntarios de esta fundación, visitan el hospital Rawson para llevar pañales y leche a los chicos. En fechas especiales como Reyes o Día del Niño, llegan hasta el Marcial Quiroga y el Hogar Huarpes para realizar actividades recreativas.

“También buscamos desprender una sonrisa de cada niño que no la está pasando bien”, concluyó la mujer.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?