Publicidad

Provinciales

Ataque de jauría: la perra que atraparon llegó al parque cachorra o nació silvestre

Personal de Ambiente dio con un animal que, según proteccionistas, es grande y está adaptado a la vida salvaje. Cómo fue el difícil operativo.

POR REDACCIÓN

08 de abril de 2022

Tras días de búsqueda, este jueves el personal de Ambiente consiguió atrapar una perra que es parte de la jauría que mató a Néstor Morales, un operario del Parque de Tecnologías Ambientales. El hallazgo confirmó lo que sospechaban, ya que no se trata de un callejero común sino de un animal cuyos hábitos y hasta su cuerpo se adaptaron a la vida silvestre.

La perra es una mestiza de tamaño grande, tiene buen peso y está en buen estado de salud. Hasta ahí, un can normal. Pero sus patas son el primer indicio de que casi no ha convivido con humanos y que su vida es la de un cimarrón. Es que son grandes, más parecidas a las de un puma, lo que le permitió subir y bajar los cerros que rodean al parque.

Publicidad

Esto significaría, explicó a DIARIO HUARPE la proteccionista que se hizo cargo su custodia por pedido de la Justicia, que nació silvestre o llegó con menos de 60 días al lugar y se acopló a la jauría salvaje. Hoy en día tiene alrededor de dos o tres años, aunque determinará mejor su edad y otras características, como la alimentación, luego de que le realicen exámenes veterinarios.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Tras ser atrapada, el juez decidió que quedará bajo custodia como parte de la investigación y luego será quien disponga qué sucederá con el animal. La persona que se hizo cargo aseguró que “tiene mucho miedo, es una perra que vivió libre y salvaje y ahora está en un lugar extraño”.

La conducta de la hembra hasta el momento fue tranquila, pero esto podría deberse a que está fuera de su hábitat. “Cualquier callejero que estuvo en contacto con humanos necesita 8 semanas para adaptarse y mostrar su verdadero carácter. Ésta perra puede demorar mucho más porque nunca estuvo en contacto con humanos”, explicó quien la custodia hoy.

El difícil operativo que fue necesario para capturarla

La perra, que fue identifica por operarios como parte de la jauría que atacó a Morales el pasado domingo, cayó durante un operativo nocturno. Este es el horario en el que por lo general los animales se acercan a las zonas de mayor movimiento.

Publicidad

Para poder atraparlos es necesario montar trampas, ya que son muy veloces y tienen la visión adaptada para detectar movimientos humanos a mucha distancia, por lo que si hay más de una persona huyen rápidamente. Incluso, aseguran quienes han recorrido la zona, algunas veces se esconden en el terreno y es casi imposible verlos a menos que estén cerca.

Las trampas son cercos de tela metálica que ubican cerca de las zonas donde los perros suelen bajar del cerro para acercarse a la basura. Es también una cuestión de suerte, explicó la proteccionista a DIARIO HUARPE, ya que el PTA tiene unas 200 ha y los animales no suelen acercarse siempre por el mismo lugar.

Una vez que la jauría finalmente se acerca a la zona, tratan de desbandar a los animales guiándolos hacia la zona cercada, para atrapar a uno o dos de ellos. Difícilmente, explicó la especialista, puedan dar con más de una sola vez.

Tras el operativo exitoso de esta semana, la jauría con seguridad cambiará sus hábitos y se alejará del lugar donde cayó la perra atrapada, por lo que deberán montar la trampa a varios cientos de metros de distancia.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad