AHORA

19 C°

Miercoles

5 C° / 10 C°

Jueves

2 C° / 10 C°

Provinciales > Historias sanjuaninas

Atendiendo el 911, Mauricio Andrada recibe denuncias y oye ciertas inquietudes insólitas

Son unos 30 llamados por hora. Antes de la cuarentena eran 10.

Foto: gentileza Cisem.

POR Eliana Ruiz SEGUIR
08 de abril de 2020

08 de abril de 2020

-Mi hija es menor y quiere irse a la casa de una amiga, ¿qué pasa si la entrevista un policía en la calle? No quiero tener problemas.

Eso escucha Mauricio, asombrado, del otro lado del teléfono. Responde:

-Si su hija se va, llame nuevamente y proporcione la dirección de la casa de la amiga para que vaya un móvil policial al lugar, ahí el policía evalúa la situación.

Mauricio Andrada tiene 28 años y trabaja en el Centro Integral de Seguridad y Emergencias (Cisem) desde que se inauguró, en 2017. Es operador del 911 y recibe las inquietudes sanjuaninas: cuando se estableció la cuarentena por el coronavirus, las consultas aumentaron de 10 a unas 30 por hora.

Según los datos del registro que aportó a DIARIO HUARPE el subdirector Guillermo Reynoso, el viernes 20 -primer día del aislamiento- recibieron 8.121 llamadas. El sábado 21 fueron 8.881: una suba importante, ya que generalmente eran entre 1.600 y 1.800 por jornada.

Mauricio trabajando en el Cisem. Foto: gentileza del organismo

“Hubo mucha gente que llamó para consultar, para pedir orientación y saber quién podía salir a la calle”, cuenta Mauricio.

También llegaron denuncias contra personas que no estaban cumpliendo el aislamiento, incluyendo familiares de quienes llamaban... 

“Lo hacen sin querer que el familiar se entere. Piden ayuda porque sus conocidos no entienden y se quieren ir de la casa. Las consultas empiezan siempre más o menos de la misma forma: alguien se queja de que uno se está cuidando y el otro no”, agrega.

Son muchos casos por día y Mauricio recuerda algunos con especial detalle: por ejemplo, cuando un albañil preguntó si podía salir a trabajar o cuando uno avisó que se iba a buscar al primo para dirigirse a Mendoza porque la obra social le había autorizado un turno médico en la vecina provincia.

Los operadores del 911 trabajan entre 6 y 9 horas. Entran un día de 14 a 22, al siguiente van de 7 a 14 y en esa misma jornada vuelven de 22 a 7. Luego descansan 2 días, aunque en ese lapso siguen informándose para que no sea necesario derivar las consultas a otro teléfono o sección.

“Es responsabilidad nuestra estar al tanto de las noticias mientras estamos de franco”, asegura Mauricio.

Los supervisores del área ayudan proporcionando información a través del grupo de trabajo. Además, cuando van llegando al Cisem les entregan hojas en las que aparecen los últimos datos oficiales.

Hace poco más de 3 semanas implementaron medidas para prevenir el coronavirus. Les dieron alcohol en gel a cada uno, les explicaron cómo deben lavarse las manos y la desinfección de los lugares. Incluso les toman la temperatura al ingresar.

Mauricio tomó cada una de las recomendaciones y las aplicó en su casa: en la puerta colocó un trapo de piso con lavandina para desinfectar las suelas de los zapatos. Y cuando entra, va directo al baño a lavarse las manos. “Es para cuidarme y cuidar a los demás”, dice.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?