¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

22 C°

Martes

18 C° / 31 C°

Miercoles

19 C° / 32 C°

Provinciales > En plena pandemia

Descontrol y cero protocolo: el canal que se convirtió en el refresco ‘clandestino’ de varios sanjuaninos

Es en el ingreso a Villa Tacú, Zonda. Los fines de semana hay desde asado hasta alcohol. La mayoría, sin barbijo ni distanciamiento.

Los presentes hacen asado y toman mate. Foto: DIARIO HUARPE.

POR Facundo Merenda
24 de noviembre de 2020

24 de noviembre de 2020

Inician los calores y algunos sanjuaninos empezaron a buscar distintas alternativas para morigerar los efectos del sol. Este fin de semana largo, debido al feriado por el Día de la Soberanía, el canal que se ubica en el ingreso a Villa Tacú, en el departamento Zonda, fue uno de los lugares más concurridos, pese a regir diferentes restricciones por parte de las autoridades provinciales para evitar el aumento de casos de coronavirus.

La postal parecía a la de años anteriores. Había familias completas y grupos de amigos. La mayoría no respetaba el distanciamiento social ni las medidas obligatorias como el uso correcto del tapabocas o la implementación del alcohol en gel sobre las manos. Los autos estaban estacionados a ambos costados de la calzada.

La situación llamó la atención a propios y extraños, aunque fuentes consultadas por DIARIO HUARPE dijeron que es una constante en esa zona y que ahora se intensificó más por los intensos calores. Este medio pudo recorrer el lugar y observó desde personas con hieleras hasta la utilización de copones que pasan de boca en boca.

Los autos están ambos lados de la calzada. Foto: DIARIO HUARPE.

Más allá de esas medidas que, en la mayoría de los casos, están siendo trasgredidas hay tres tradiciones que se mantienen vigente: mate compartido, el asado con jarilla a la orilla de la calle y el clásico chapuzón.

Hay que recordar que sobre el último ítem el Código de Faltas de la provincia prohíbe y reprocha este accionar en el artículo 197 y siguientes. Es decir, que la limitante, más allá de la pandemia de coronavirus, es que muchas personas ingresan a bañarse a estos cursos de agua cuando no está permitido. Algunos también alteran el recorrido original con taponamientos que llevan a aumentar el nivel de agua.

“Los cursos de agua en nuestra provincia no son para bañarse y eso se complica si vos ponés algo para obstruir el curso pasás a cometer un delito”, indicó el subsecretario de Seguridad y Orden Público, Abel Hernández.

Los copones se pasan de mano en mano y son compartidos por varias personas. Foto: DIARIO HUARPE.

Desde este organismo gubernamental aseguraron que los efectivos policiales recorren la zona y tratan de persuadir a los sanjuaninos a que depongan su actitud. Sin embargo, sostienen que muchas veces hacen caso omiso a la advertencia y continúan con la realización de esta práctica.

“Es una situación que, al estar cerrado los campings, la gente se va a estos lugares sin medir las consecuentes como puede ser el peligro que implica bañarse ahí debido a cables o la escasa limpieza”, precisó Hernández.

El funcionario indicó que la labor de la policía es “muy grande” debido a que hablan con las personas para que dejen de estar apostados allí. Al mismo tiempo señaló que la mayoría son grupos familiares. “Es un trastorno”, cuestionó. A su vez invitó a los ministerios de Turismo y Salud Pública a evaluar estos hechos para contener la situación y evitar que siga replicándose.

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.