Publicidad

Sociedad > Polémica en Mendoza

Despidieron a una vicedirectora por usar lenguaje inclusivo

Tras escuchar a la docente los padres firmaron una carta pidiendo a las autoridades educativas que la separen de los estudiantes y poco después decidieron hacerlo “de manera preventiva” a otro colegio cercano hasta solucionar el conflicto.

POR REDACCIÓN

25 de junio de 2019

“Buenos días a todos, todas y todes”, ese fue el saludo que usó una vicedirectora y que culminó con una carta de queja de los padres y su traslado a otra institución educativa.

Tras el pedido de los padres, la Dirección General de Escuelas de Mendoza resolvió trasladarla “de manera preventiva” a otro colegio cercano hasta solucionar el conflicto. Este episodio ocurrió en la escuela Manuel Blanco Encalada del municipio de Junín, Mendoza.

Publicidad

La vicedirectora argumentó su elección en el lenguaje: “Lo uso para que estas personas, que no tienen una aceptación de la niñez trans de parte de su familia, en un ratito de su día, en un pequeñísimo lugar de sus vidas, alguien les salude y se sientan reconocides en algún momento, esa es la intención”.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Aclaró: "Estamos hablando del discurso de una construcción colectiva que va cambiando con las realidades sociales, nadie por el uso del lenguaje cambia su identidad sexual".

Además, aseguró que “hay gran parte de supervisores que si apoyan lo que estoy haciendo”. Sobre la acusación de los padres, la docente sostiene que “no es una barrera pedagógica sino social”.

La carta de los padres de alumnos menores de 9 años que desató la polémica dice: “La profesora Carolina Gutiérrez al momento del saludo general para el ingreso de alumnos y docentes, lo hace expresándose de la siguiente manera. ’Buenos días a todos, todas y todes’; en otras ocasiones se refiere al alumnado como ’chicas, chicos y chiques’. Como padres nos preocupa la transmisión de un vocabulario en la institución educativa, cuyo significado no está descripto en la Real Academia Española (RAE), generando en las diversas etapas evolutivas de los niños –fundamentalmente en los menores de 9 años-, una confusión en la interpretación del mensaje. Puntualizado este tema con la docente, nos responde que la Real Academia Española está allá (habrá querido decir España) y que nosotros estamos acá. Desconocíamos que nuestra lengua no sigue los lineamientos de la Real Academia Española”.

Fuente: Clarín.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad