¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

22 C°

Lunes

15 C° / 28 C°

Martes

21 C° / 34 C°

Provinciales > Investigación judicial

El contagio del médico agrava la situación penal de la reumatóloga del cuarto caso

La mujer está acusada de ser negligente en su trabajo y se presume que ella lo infectó. Puede terminar presa.

POR Leonardo Domínguez SEGUIR
27 de mayo de 2020

27 de mayo de 2020

La médica reumatóloga que se infectó de coronavirus por un supuesto accionar negligente y puso en peligro a su entorno laboral y familiar quedó más complicada en la causa penal donde se la investiga. Este miércoles se conoció que un colega con el que tuvo contacto estrecho contrajo la enfermedad y si se acredita que fue ella quien lo contagió, podría ir a la cárcel. Se expone a recibir una pena de hasta 5 años de prisión de cumplimiento efectivo.

Las autoridades de Salud Pública dieron cuenta este miércoles en la mañana de la aparición del quinto caso positivo de COVID-19 en San Juan. Se trata de un médico del Hospital Rawson de 63 años que el 15 de mayo tuvo contacto directo con la médica reumatóloga protagonista del cuatro caso.

La profesional es empleada del mismo nosocomio y se sospecha que se contagió el 7 de mayo, cuando ingresó de manera indebida al Área Crítica COVID-19 para visitar y atender a su propio hermano, que tiene la misma enfermedad. A eso se suma que, sin saber que tenía el virus, siguió trabajando y haciendo vida normal durante 10 días, hasta que el hisopado que le hicieron dio positivo.

Como consecuencia de su accionar, el Gobierno denunció penalmente a la reumatóloga. La acusa de no respetar las medida de prevención para evitar contagios (artículo 205 del Código Penal), de propagar la enfermedad en forma culposa, es decir sin intención (203), y de incumplir los deberes a su cargo (248).

El artículo 203, que versa sobre la propagación dolosa de la enfermedad y es el más grave de los tres, tiene dos supuestos. El primero es si el acusado no infecta a otro, en cuyo caso la Justicia le puede aplicar una multa de hasta $100 mil. Pero si la consecuencia de la conducta negligente es un contagio o la muerte de una persona, le pena es de 6 meses a 5 años de prisión.

En Salud Pública están seguros que el médico de 63 años fue contagiado por la reumatóloga, porque tuvieron contacto estrecho el 15 de mayo. Y si esto se verificara en sede judicial, a la profesional le cabría el segundo supuesto y en lugar de un castigo económico, estaría en riesgo de ir presa.

Si la pena máxima de un delito es menor a 3 años, el acusado no está en peligro de quedar tras las rejas porque es de cumplimiento condicional o en suspenso. Pero en este caso es de hasta 5 años y eso deja abierta la posibilidad de que un tribunal le imponga a la profesional más de 3 años, lo que la obligaría a ir al Penal de Chimbas en forma efectiva.

La reumatóloga sigue internada en el Hospital Rawson, donde evoluciona favorablemente de su cuadro de COVID-19. El juez de la causa, Alberto Caballero, espera que se recupere totalmente para llamarla a indagatoria y el abogado defensor ya planteó la eximición de prisión, con la esperanza de que no quede detenida mientras avanza la investigación.

Mientras tanto, Salud Pública sigue con la segunda tanda de testeos al resto de las personas que tuvieron contacto estrecho con la médica (son 28). Esta semana podrían estar los resultados y nadie se anima a descartar que aparezcan más contagiados.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.