¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

-3 C°

Domingo

0 C° / 21 C°

Lunes

0 C° / 22 C°

Judiciales > Homicidio preterintencional

El joven que mató de un golpe de puño a su padre podría ir a juicio abreviado y recibir una pena de 10 años

El empleado municipal hace un mes que está detenido por el crimen. 

POR Germán González
20 de julio de 2021

20 de julio de 2021

El acusado de matar a su padre de un golpe de puño en Rawson, Jonathan Vega de 22 años, optaría ir por el camino más corto para recibir sentencia por el crimen ocurrido en el barrio Güemes de Rawson tras un asado con compañeros de trabajo con motivos de ver el partido de la Selección contra Uruguay por la Copa América. Es decir el imputado aceptaría ir a juicio abreviado y, por esto, podría recibir una pena de 10 años de prisión efectiva. 

Fuentes de la Fiscalía Delitos Especiales, que investiga el homicidio caratulado como preterintencional agravado por el vínculo, dijeron a este medio que los fiscales del caso están negociando con la defensa para llegar a un acuerdo, que si bien aún no está cerrado, está muy bien encaminado para que termine en un pacto en el que el joven acepte su culpa y lo condenen. 

La calificación del homicidio preterintencional significa que si bien Vega golpeó a su padre y le causó la muerte, su fin no era ese, sino que provocarle un daño. Así lo consideraron los investigadores de la causa. 

En este tipo de carátula la pena a recibir, según la escala del Código Penal Argentino, está entre los 10 a 25 años de prisión. Vega, por asesinar a su papá Ernesto José Vega, de 46 años, le cabría la sentencia más baja, por ejemplo, 10 años de prisión. Desde el Ministerio Público Fiscal explicaron que a la hora de definir el grado de la condena se tiene en cuenta varias cosas, el momento anterior al golpe fatal, cómo se dio la agresión y el perfil del victimario. A Vega (hijo) le juega a favor el hecho de que no hubo golpes previos contra su padre, además de que no tiene antecedentes penales, menos relacionados con golpizas. 

El hombre de 22 años, que trabajaba en la Municipalidad de Capital al igual que su padre, golpeó a su víctima después de mantener una acalorada discusión durante la madrugada del sábado 19 de junio pasado. Fue en la casa de la familia Vega. La trompada hizo que el hombre de 46 años diera su cabeza contra la pared y luego cayera al suelo desmayado. La autopsia reveló que fue una muerte violenta por la hemorragia cerebral traumática causada.  

La relación entre padre e hijo estaba caldeada. Se habían juntado a comer un asado con compañeros de trabajo y a ver el partido de Argentina Uruguay por la Copa América. Pero la paz se acabó cuando Jonathan Vega se agarró a pelear con una de las visitas. Su padre trató de evitar la pelea y discutieron. 

Los informes toxicológicos practicados al arrestado tras el crimen revelaron que Vega (hijo) estaba alcoholizado y drogado. Tenía 0.62 de alcohol en sangre y del resultado de la prueba de orina se desprende la presencia de estupefacientes relacionados con el insumo de cannabis. Desde fiscalía creen que esto fue clave para potenciar sus sentidos.

El imputado por el asesinato de su padre está detenido en el penal de Chimbas desde hace un mes y de llegar a un acuerdo de juicio abreviado continuará allí por unos años más. 

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión