Publicidad

Provinciales > Día del Reciclaje

Guillermo, de empleado bancario a reciclar plásticos y convertirlos en madera

"La idea es agarrar todo el plástico que tenga cerca y que no esté tirado nunca más en la calle. Lo procesamos, lo desaparecemos y lo convertimos en madera plástica", contó.

17 de mayo de 2022

Cada vez que Guillermo Ducloux sale a comer o pasear con su familia, todos vuelven a su casa con los envases plásticos de alimentos o bebidas que hayan consumido tanto ellos como personas cercanas. Esto lo hacen porque desde hace seis meses se introdujeron de lleno en el mundo del reciclado y ahora convierten plásticos en madera plástica en la fábrica que instalaron en Rawson.

Tanto Guillermo como su esposa son abogados, incluso, hasta hace poco tiempo él estuvo trabajando en un banco. No obstante, llegó un momento en el que sintió que cumplió un ciclo y que debía dedicarle tiempo a algo que le gustara y disfrutara. Antes de renunciar, comenzó a investigar. El tema de los residuos le llamaba la atención, le molestaba la cantidad de personas que tiraban basura y pensaba que la sociedad estaba “condenada a estar tapada de mugre”. Fue ahí cuando, de casualidad, con su esposa descubrieron cómo se hacía la madera plástica. Ese mundo los atrapó y él decidió dejar su empleo y cambiar su vida para aportar un granito de arena al ambiente.

Publicidad

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Así, con algunos ahorros que tenían, compraron las maquinarias necesarias e instalaron una fábrica en la que convierten plástico en madera plástica. Ese fue el surgimiento del emprendimiento Bosque Urbano.

“La idea es agarrar todo el plástico que tenga cerca y que no esté tirado nunca más en la calle. Siempre que salimos volvemos con nuestro plástico porque lo procesamos, lo desaparecemos y no contaminamos, es algo pequeño, pero nos genera un gran orgullo”, contó Guillermo a DIARIO HUARPE.

Lo que obtienen es un producto que se genera a partir del reciclaje que tiene durabilidad contra los químicos, la humedad, las hormigas, el sol, entre otros factores. “La misma mugre que se genera se transforma en un recurso”, comentó.

Así se ven las hojuelas de plástico antes de ser convertidas en madera plástica, que se encuentran al lado de Guillermo. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

Por el momento están con el proceso de acopio de materiales, pero cuando tengan gran cantidad se encargarán de realizar muebles de exterior en una carpintería que están montando al lado de la fábrica. Lo que buscan es hacer reposeras, mesas, bancos, entre otros.

Parte de los postes que llevan realizados. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

El proceso de reciclado

Este proceso de reciclado comienza con la compra de residuos en el Parque Tecnológico Ambiental. Una vez que lo tienen, lo colocan en un molino de alta recuperación. Se trata de una máquina que pica y transforma el plástico en pequeñas hojuelas.

Publicidad

Secan el plástico al sol. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

Todo lo que se obtiene ahí se pasa a una batea de lavado y luego eso se pasa a una centrifugadora industrial que le saca el exceso de agua. Después, se aplica temperatura con fuego y un ciclón separador efectúa un impacto y retira las partículas de agua que quedan. El último proceso es el secado al sol.

Los postes tienen una gran altura. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

“Una vez que está limpio, se hace un proceso de extrusión y moldeado por termodinámica, se va moldeando y calentando todo por resistencias eléctricas y, por la misma restricción de la máquina, se derrite el plástico y se transforma de plástico rígido en moldeable. Eso lo inyectamos a través de las distintas matrices que tenemos para realizar postes, tablas, varillas. De esa forma se transforma el residuo en madera plástica”, dio a conocer el creador del emprendimiento con respecto al proceso.

Dos trabajadores de la fábrica esperando el último paso, que salga el poste. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

Compromiso

El creador de Bosque Urbano cree que los sanjuaninos deben comprometerse y hacer, al menos, la separación de los residuos, los cuales deben tirar de manera selectiva: plásticos por un lado, cartones por otro y, lo orgánico, por otro.

“Que la gente nos ayude con la separación es muchísimo, que el plástico no venga con los fideos arriba o la comida arriba o adentro ya es un montón porque son muchas grasas que contaminan el plástico y, a la hora de utilizarlo, se transforma en un material inútil. Si hacen la separación, vienen en el mismo camión de basura, pero en bolsas distintas, no se mezclan tanto”, explicó.

Cifras

10.000 kilos de residuos compraron en el Parque Tecnológico Ambiental.

3.500 kilos de sillas son los que llevan procesados.

Dato

En un día pican y lavan alrededor de 250 kilos de plástico, es el equivalente a 200 postes. Por día hacen entre 15 y 20 postes.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad