Publicidad

Economía > Relevamiento

Pese al aumento de la inflación, la carne se mantiene estable desde hace dos meses

Un abastecedor de San Juan explicó las razones que motivan que el precio no se haya modificado en medio de la incertidumbre económica.

22 de julio de 2022

La carne es uno de los alimentos básicos en la dieta de los argentinos y en San Juan no es excepción. Sin embargo, la pérdida del poder adquisitivo arrastra a los consumidores a comprar cada vez menos.

Consultado por DIARIO HUARPE, el empresario del sector, Sebastián Parra, indicó que “no hay aumento en la carne. Ha sido muy loco lo que ha pasado, pero desde hace dos meses el precio se mantiene estático”. En ese sentido, dijo que no hubo movimientos ni modificaciones en el último tiempo porque este mercado se maneja por oferta y demanda. Además de la caída en el consumo que se viene registrando desde un mes antes del inicio de la pandemia, es decir, en febrero del 2020.

Publicidad

El empresario que tiene carnicerías, trozaderos y abastece de carne a otros locales manifestó que puede haber una alta inflación en el país, pero si los factores de la carne están bien regulados, la carne no aumenta. “La carne aumenta sólo cuando le tocan los factores que la intervienen”, agregó. Al mismo tiempo, valorizó que está sucediendo una situación muy pocas veces vista por los dos meses que lleva el mercado de manera estática. Actualmente, el kilo de la media res está en $670.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Cabe destacar que tanto los aumentos, como las bajas de la carne, se manejan por diversos factores. Por un lado, se debe tener en cuenta el precio de la carne y a ello hay que sumarle los costos de transporte, los costos en cuanto a las energías que se consumen y la falta de ofertas. “Esto es fundamental y es lo que se está sufriendo ahora, la falta de oferta. La carne no debería subir tanto, pero como los productores dejaron de producir, ahora el consumo debe haber bajado a la par de la producción”, señaló.

Parra indicó que el problema más grande que había era la caída de la producción. Eso hizo que el consumo bajara a la par de la producción porque los valores no han sido modificados. Esto hay que sumarlo a que la gente busca otras opciones más baratas como el pollo, carne de cerdo, pescado, entre otros más.

Sin embargo, el empresario dijo que otro factor que no se debe dejar de lado, es el manejo fluido de todo el sistema cárnico. “Las exportaciones de carne marcan la salud de todo el sistema cárnico”, añadió. En la medida que uno tiene exportaciones, los productores producen mucho y tienen remanente para el mercado interno. Pero la situación que se presenta, es que la carne que se exporta no es la misma que se consume en el país porque tiene un preparado especial.

Publicidad

“Se trata de otros animales, otras especificaciones en grasa. Eso hace que se mantenga un buen plantel de animales y que la rueda circule. La carne es un rubro, un mercado atomizado donde hay muchos compradores y muchos vendedores. No es algo que se puede regular fácilmente”, destacó.

Respecto a la caída del consumo de carne, Parra dijo que actualmente está cerca del 50%. El consumo empezó a caer en febrero, marzo del 2020 y hubo una fecha donde pasaron entre 6 a 8 meses de mucha estabilidad, incluso un poco de crecimiento. “En febrero de 2020 hubo una pequeña caída y desde ahí empezó a aumentar la carne, pero es porque empezó a caer la producción. La lógica dice que cuando hubo alguna caída en el consumo, el precio de la carne debe bajar, pero ese año los productores dejaron de producir. Después tuvimos el paro ganadero por el cierre a las exportaciones y de ahí el precio de la carne se fue al diablo. En enero del 2020 el kilo de la media res estaba en $120 y actualmente está en $670”, sentenció.

Publicidad
Publicidad