Publicidad

Política > A tres años de la inauguración

Por qué deberán cambiar gran parte de la peatonal: apuntan a un mal proyecto

El paseo fue inaugurado en agosto del 2019, durante los últimos meses de la gestión de Franco Aranda.  Ahora, tendrán que arreglar cuestiones como el sistema de riego.

27 de octubre de 2022

El presupuesto inicial para la renovación total de la peatonal Rivadavia y Tucumán en el departamento de Capital fue de $47.000.000.000. Las obras fueron iniciadas a fines del 2018 y terminadas en agosto del 2019, meses antes de que terminara la gestión del exintendente Franco Aranda. Ahora, el municipio deberá invertir más de $18.000.000 en renovaciones tales como el sistema de riego y las tasas de arbolado del paseo. Según apuntan desde la comuna, todos estos cambios se deben a una mala toma de decisiones de quienes planearon el proyecto en aquel tiempo.

La primera obra a tener en cuenta es el cambio de todo el sistema de riego de los árboles y las plantas de la peatonal. La manera de regar las variedades que decidieron llevar adelante durante la gestión de Aranda fue el riego por goteo que, según dicen, nunca funcionó. El secretario de Planificación Urbana de la Capital, Cristian Hernández, comentó a DIARIO HUARPE que este sistema nunca sirvió porque la instalación no estaba bien aislada y, además, perdía agua. Por este motivo, el terreno de las tasas del arbolado comenzó a ceder y tendrán que rellenar nuevamente con otro material. Para regar las plantas refuncionalizarán la bomba cisterna con la que cuenta el paseo comercial. 

Publicidad

Como se dijo anteriormente, las tasas del arbolado público cedieron por el material con el que estaba construido, que era piedrex, y por la pérdida de agua. Es por esto que cambiarán y pondrá tapas metálicas.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Lo que también sacarán serán las luces que iluminan los árboles. Ahora mismo, estas tienen de 15 a 20 centímetros de altura y los transeúntes se las llevan por delante. Este tipo de luminarias deberían estar al ras de la tierra. 

Otra cuestión que se quitará serán los famosos humificadores. Hernández explicó que estos artefactos, que “tiraban” vapor frío, tenían la función de enfriar el ambiente en días de mucho calor. Hoy por hoy estos tampoco funcionan debido a la dureza del agua sanjuanina.   

“Pusieron estos humificadores para que el clima se humedeciera, para que los árboles del litoral que pusieron, crecieran. Es una locura pensar que iban a prender bien en un clima como el de San Juan”, dijo Hernández.

Merece la pena recordar que los árboles elegidos por la gestión anterior fueron los Ibirá Pitá, una especie del litoral no compatible con el clima árido de San Juan. Para vivir, esta variedad necesita gran cantidad de agua, propia de los climas de los que es autóctono, que son los tropicales y subtropicales.

Publicidad

Finalmente, sacarán los bebederos, que actualmente tampoco tienen funcionamiento. “Con todo lo que hemos pasado, es difícil pensar que la gente ponga la boca ahí para tomar agua”, manifestó Hernández.

Si bien el actual secretario de Planificación Urbana no quiso culpabilizar a nadie por este gasto extra que deberá hacer Capital a solo tres años de la inauguración, dijo que le parece "una locura que Obras haya aprobado el proyecto” en su momento.

Las nuevas obras de la peatonal durará 120 días y costarán, en total, $18.419.972,75. Hernández indicó que no cerrarán el paseo para hacer las remodelaciones, ya que seguirán con la metodología elegida hasta el momento: “no molestar al vecino”.  

Publicidad
Más Leídas
Publicidad