¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

18 C°

Viernes

19 C° / 31 C°

Sábado

20 C° / 33 C°

Provinciales > En Carpintería

Una escuela inundada por el barro y la greda tras la creciente

Se trata del establecimiento Maestro Argentino, cuyos alumnos no pueden asistir por la situación. 

La greda ocupó el patio y las aulas de la Escuela Maestro Argentino. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

POR Gustavo Bruni
03 de marzo de 2021

03 de marzo de 2021

Una estructura en forma de U conformada por dos cuerpos de aulas y uno de baños, más un módulo que también funciona de sala. Los salones están construidos con blocks y techos de chapa, mientras en el interior lucen los bancos vacíos. Así está la Escuela Maestro Argentino, ubicada en Callejón Gil entre Aberastain y Mendoza, en Carpintería.

Pese a haber comenzado el ciclo lectivo 2021, no hay niños tomando clases en los salones que conforman esta escuela primaria de Pocito ni tampoco en el jardín de infantes “Nubes de algodón”.

Las aulas quedaron llenas de barro y agua. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Es que los efectos de la tempestad que azotó a San Juan el lunes siguen vigentes en este establecimiento: al menos 30 centímetros de greda arrastrada por la creciente ocupan los pisos del patio de juegos y las aulas. Incluso en algunos lugares todavía hay charcos de agua secándose al sol que este miércoles salió con más fuerza. La consecuencia más directa de todo esto es que el centenar de alumnos que asiste allí no pudo empezar las clases y no podrá hacerlo hasta que limpien el lugar.

Está claro que la educación de los niños, la mayoría vecinos de la escuela, es lo principal. No obstante, la comunidad de la zona es de escasos recursos, los papás de los chicos en su mayoría trabajan en las cosechas y hacen changas para subsistir, por lo que el desayuno y el almuerzo que les dan a los alumnos en verano o el almuerzo y la merienda en invierno son de gran ayuda para aliviar la economía familiar y mejorar la nutrición de los pequeños.

El casero del establecimiento, Andrés Garro, sacando el barro de la puerta del jardín. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Sin embargo, también la cocina de la escuela quedó invadida por el barro que a su paso derribó el alambrado perimetral y destruyó los viñedos que pertenecen a la escuela y una pequeña chacra donde los alumnos aprenden a plantar y cosechar melones.

“Tenemos miedo que tanta agua y greda que trajo la creciente afecten el pozo negro”, le relató a DIARIO HUARPE el casero del establecimiento, Andrés Garro. A pesar de estar acongojado por la situación, el hombre no se queda de brazos cruzados. Toma una pala y con la ayuda de una carretilla empieza a sacar el barro del patio de la escuela, pero el trabajo es titánico y requiere de la fuerza de más manos y máquinas.

Algunas aulas quedaron inundadas por el agua, que aún persiste. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Junto a su esposa, Lucía Gordillo, dicen que la noche de la tormenta tuvieron miedo y que nunca habían visto una creciente de tal magnitud. Si hasta la casita que ocupan detrás de la escuela quedó anegada y el Fiat 147 que usan para trasladarse permanece con sus cuatro ruedas hundidas varios centímetros en el barro.

Mientras este medio estaba en el lugar, la supervisora que depende del Ministerio de Educación se comunicó con los caseros y prometió que en breve iría personalmente al lugar para relevar los daños y analizar posibles soluciones. Mientras tanto los chicos que se educan en la Escuela Maestro Argentino siguen a la espera de que las aulas sean reacondicionadas para poder comenzar a tomar clases presenciales en una comunidad que apenas un mes atrás tuvo que sufrir el terremoto y ahora la devastadora tormenta.

Imposible llegar

DIARIO HUARPE también asistió a la Escuela Virginia Moreno de Parkes ubicada en Calle Nueva, Carpintería. A raíz de un socavón que se generó en la calzada a unos 300 metros antes de llegar al establecimiento, el Ministerio de Educación decidió suspender la actividad.

El socavón que se produjo en la calle. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Es que desde el lugar del agujero en la calle hasta la escuela sólo se puede llegar caminando entre barro y piedras, lo que genera un peligro a los pequeños que no tampoco pudieron empezar con normalidad el ciclo lectivo.

Desde la cartera educativa informaron que siguen el proceso de arreglo del socavón para luego poder rehabilitar las clases.

Pura alegría

La situación era totalmente diferente en el edificio de las escuelas Carlos Vergara y Sixto Salinas de Rivera. La tormenta no dañó el edificio ubicado en Anacleto Gil antes de Ruta Nacional 40, lo que celebraron las autoridades escolares porque el inmueble es nuevo. Allí asiste una matrícula de 300 alumnos en el nivel primario, pero actualmente se están ejecutando las obras complementarias para el nivel secundario que esperan tenerlas listas para el próximo mes.

Los policías pertenecientes al D8 llevaron la donación a la Escuela Carlos Vergara. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

La directora Claudia Gómez recibió a DIARIO HUARPE y contó que momentos antes personal de la Dirección de Telecomunicaciones y Emergencias Policiales D8 visitó el establecimiento llevando consigo una importante cantidad de donaciones para los damnificados por el terremoto del 18 de enero.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión