Publicidad

Provinciales > Historias sanjuaninas

Yanina y Leonardo, el matrimonio de ceramistas que crea piezas únicas

Yanina Moya y Leonardo Echegaray son un matrimonio de ceramistas que lleva años dedicándose a ese oficio. Ambos representan un estilo de vida que sobrellevan a la par con pasión y un estilo particular.

POR REDACCIÓN

02 de junio de 2023

Yanina Moya y Leonardo Echegaray son un matrimonio de ceramistas que lleva muchos años dedicándose a ese oficio. Ellos diseñan y modelan sus piezas cada uno por separado, pero todas tienen una apariencia similar, como si salieran de las mismas manos, una coherencia estética que habla de su notable perfección.

Recibieron a DIARIO HUARPE en el domicilio donde tienen su taller con todos los elementos para realizar sus creaciones. Allí conviven con el horno, torno, su mesa de trabajo, baldes de arcilla, un sinfín de vasijas, mates, platos y mucho más elementos.

Publicidad

“Trabajamos cerámica utilitaria, hacemos vajilla, tazas, copetineros para picadas, juegos de mates, todo lo que sea utilitario. Siempre el objeto que trabajamos va a tener una función, no hacemos objetos decorativos, siempre buscamos que tengan una función o más funciones”, explicó Yanina.

Desde sus inicios ambos artesanos quieren que cada acto de creación sea una experiencia irrepetible y consciente, por eso modelan piezas únicas, con un estilo particular, respetando los tiempos propios del material.

Leonardo contó que las tazas tienen mayor demanda: “Fabricamos nuestros propios moldes, eso nos facilita todo, de una pieza hay veces que tengo dos moldes y gracias a esto puedo agilizar mi producción”.

Entre risas confesó que cometió algunos errores que quedan bien: “No fue intencional, quería seguir con una técnica y por un error cambia la técnica y la sigo implementando, por lo que salió bonito”.

Publicidad

Yanina estudió en Córdoba y se dedica al arte desde hace 25 años. Cuando era joven sintió la pasión por el oficio gracias a sus padres, según cuenta. Por su parte, Leonardo era albañil y ya lleva más de dos años en el oficio. Luego de casarse comenzó ayudándole a su esposa lijando y pintando, pero poco a poco se fue animando para crear sus propias piezas. Con el correr de los años no pararon de innovar, seguir aprendiendo y creando con las principales características que han llevado a estos artesanos a posicionarse y poder vivir del oficio.

Estilo propio

Para ambos ser artesanos representa un estilo de vida que sobrellevan a la par con pasión. Los estilos se distinguen por la utilización de más colores (óxidos y minerales) no solo rojo y negro, que eran los utilizados por la antigua cultura paquimé.

En estos últimos años tras la pandemia se observó un aumento del interés por la decoración en general y en particular por esta técnica milenaria, a través de una proliferación de talleres presenciales, workshops online y en todas sus manifestaciones decorativas: jarrones, esculturas, vajillas, platos pintados a mano, etc. Trabajar con barro se ha convertido en una nueva forma de meditación que desestresa y sienta bien a la mente. Todo un auge ceramista que le da importancia al trabajo artesanal en estos tiempos tan inciertos. La cerámica como un modo de artesanía está en su apogeo.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad