Publicidad

Provinciales > Historias sanjuaninas

Alfredo Rizo Esparza: la historia del hombre que dedicó su vida a un pueblo

Sus cuatro hijos regresaron al departamento donde se entregó como profesional para traer un cuadro con su imagen y dejarlo en el hospital que lleva su nombre.

11 de enero de 2023

El paso del médico Alfredo Rizo Esparza por el departamento Angaco dejó un legado imborrable. El sanjuanino se destacó en aquel lugar por su incondicional amor al prójimo y a Dios, lo que convirtió en líder en varios lugares y grupos sociales. El actual hospital departamental lleva su nombre en su honor y hace unos pocos días sus cuatro hijos llegaron a San Juan desde Córdoba para traer un cuadro con su rostro. El momento del reencuentro entre la familia de Rizo Esparza y los amigos que quedaron en lo que era su lugar en el mundo fue una secuencia de mucha emoción y alegría. DIARIO HUARPE participó en esa histórica visita.

Alejandro, Pablo, Alfredo y Martín Rizo junto con su madre Gloria Farías, viuda de Rizo Esparza, pensaron desde hace un tiempo largo en traer el cuadro que tiene la figura del médico. Aquel cuadro fue retratado un mes después de su muerte, ocurrida en julio de 1981. El hombre nacido en Valencia, España, y se radicó en San Juan desde los 11 años. Murió después de una breve y dura enfermedad, según escribió su mano derecha y confidente, Enrique González, en su libro "Angaco y Yo". El recibido de médico cirujano en Córdoba tenía 43 años cuando lo sorprendió la muerte.

Publicidad

El retrato de Alfredo Rizo Esparza.

Más de 40 años pasaron de ese momento trágico para la familia y para la comunidad de Angaco. Los hijos de Rizo Esparza, que vivían en el departamento, se marcharon con su madre a Córdoba, lugar de donde era oriunda la viuda del médico. Los descendientes regresaron en algunas oportunidades para visitar su viejo hogar y los amigos que les quedaron de las relaciones de sus padres y de las amistades de la infancia. 

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Pero esta vez, los familiares de Rizo Esparza hicieron una visita histórica. Alejandro, Pablo, Alfredo y Martín arribaron con sus hijos y sus esposas para traer una imagen sacada de una foto y pintada a mano, que estuvo colgada en la sala de estar del departamento de Gloria Farías desde el 1981 hasta la actualidad. 

La familia de Rizo Esparza y la comunidad de Angaco.

El actual director del hospital de Angaco, Miguel Ángel Jotayan, afirmó: "La verdad que nos ponemos muy contentos porque hay mucha gente que ha querido a ese médico rural hace muchos años. Fue un médico rural que promulgó el amor al prójimo, trabajó y atendió a pacientes con mucho cariño, dio mucho por Angaco".

El funcionario explicó que mucha gente de Angaco se acercó para compartir con los familiares del difunto, que con su muerte dejó un vacío enorme en esa época. Es que no solo se destacó como médico y director que consiguió la construcción del hospital, sino que también lo hizo como docente en el Bachillerato Anexo Angaco y fue un referente religioso. Participó en la comisión Pro Templo y en el teatro vocacional de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen. Además, fue designado presidente del Movimiento Círculos de la Juventud. 

Publicidad

Para cerrar, Jotayan indicó que el cuadro quedará en la sala de espera y cuando esté el nuevo hospital, que se ubicará a dos cuadras de su actual en calle Sarmiento, el retrato será trasladado hacia allá. 

"Fue totalmente emocionante volver y encontrar tanta gente conocida de mi padre, incluso gente nuestra de cuando éramos chiquitos. Recordamos a Enrique González, al Negro Cardozo, que colaboraban con mi viejo", dijo Alejandro Rizo a este medio. "Es algo muy importante para mi madre y nosotros dejar este cuadro, para que los angaqueros y sanjuaninos tengan un recuerdo de mi viejo", añadió. 

Por su parte, la viuda Gloria Farías agregó: "Vine con mi cuatro hijos y mis ocho nietos, trayendo el cuadro que hace 42 años estuvo en mi casa". "Siento mucha algarabía por el recibimiento y esto muy agradecida por todo esto", contó. "Tengo 82 años, pero espero volver cuando esté el nuevo hospital en un par de años", concluyó.

Alfredo, Martín, Pablo y Alejandro con su tía, hermana del médico y su madre, viuda de Alfredo Rizo Esparza..

Otro de los hijos que habló fue Alfredo Rizo. "Hicimos un viaje muy hermoso, pasamos el fin de año y Año Nuevo con nuestra familia, visitamos a la hermana de mi papá que vive en 9 de Julio", reveló. "Venir al hospital, regresar Angaco y recibir el cariño de la gente, que nos abrazó como una verdadera familia es algo muy conmovedor", agregó.

Pablo Rizo contó por su lado: "Mis hijos pudieron escuchar algunas anécdotas, es muy emocionante, estamos muy contentos recordando caras y lugares". "Es una caricia al corazón", dijo conmovido. 

Finalmente, el último en hablar, Martín Rizo, expresó: "Estamos para rememorar tantas cosas lindas y agradecer a todo el hospital, que nos dio cosas muy lindas". "Queremos ver el verdadero sentido de la vida, ir siempre para adelante como la hacía mi viejo y dar todo por el otro. Buscar la felicidad que lo buscaba él", añadió. "Gracias por todo lo que hicieron", dijo en tono de agradecimiento al hospital y la comunidad que esperó a la familia del médico con un agasajo. 

Publicidad
Más Leídas
Publicidad