¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

9 C°

Lunes

8 C° / 14 C°

Martes

4 C° / 10 C°

Judiciales > Sucedió en 2020

Borracho atropelló, mató a dos nenas y se fugó: estará preso casi 5 años en el penal de Chimbas

Las víctimas Aylén Páez y Julieta Farías tenían 11 años.

Sergio Arenas pasará 4 años y 6 meses en el penal de Chimbas. Foto: gentileza.

POR REDACCIÓN

06 de mayo de 2021

La Unidad Conclusiva Correccional, a través de una sentencia dictada por el juez Ricardo Moine, condenó a Sergio Eduardo Arenas a la pena de cuatro años y seis meses de prisión efectiva en el penal de Chimbas más nueve años de inhabilitación para manejar por haber conducido borracho, atropellado y darse a la fuga en un hecho que dejó como víctimas a dos menores de 11 años.

El magistrado entendió que Arenas cometió un homicidio culposo triplemente agravado: las pruebas demostraron que al momento de conducir tenía 1,19 gramos de alcohol en sangre, más del doble permitido por la ley. Sumado a esto hubo dos muertes por su imprudencia y encima se escapó del lugar luego de atropellar a ambas niñas. Incluso después se determinó que tenía la licencia de conducir vencida y su automóvil no contaba con la Revisión Técnica Obligatoria (RTO).

Cerca de las 22 horas del 28 de febrero de 2020, Ailén Páez y Julieta Farías caminaban por Avenida Joaquín Uñac entre calles 13 y 14 con dirección a un kiosco cuando fueron embestidas a toda velocidad por un automóvil. El cuerpo de una de las niñas quedó tendido en el asfalto, mientras que el otro fue arrastrado por más de 200 metros donde finalmente fue encontrado por los efectivos policiales.

En un primer momento los testigos indicaron las características de un auto cuyo conductor se dio rápidamente a la fuga y con estos datos la Policía empezó a buscar al culpable del caso. Se trataba de un Peugeot 404 que circulaba de sur a norte y que atropelló a las jóvenes a la altura del barrio Cruce de los Andes, en el departamento Pocito, donde ambas vivían junto a sus familias.

Arenas, mientras tanto, se escondió en su casa y le confesó a su padre lo que había ocurrido. En la madrugada el progenitor del hombre se presentó en la comisaría e informó todo. Horas después los efectivos detuvieron al conductor y tras la imputación quedó detenido en el penal de Chimbas a la espera del juicio. Finalmente, este miércoles fue condenado a prisión de cumplimiento efectivo luego de que reconociera su culpabilidad en el caso.

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión