Publicidad

Judiciales > En la etapa final de la causa

Caso EROS: para Fiscalía, una de las empleadas de la estética mintió en el juicio

La mujer negó que en la estética de Patricia Coria existieran situaciones de prostitución.  

22 de septiembre de 2022

El juicio por la causa EROS, que tiene en la mira a la dueña de la estética, Patricia Coria, acusada de hacer prostituir a sus empleadas, se desarrolla con total normalidad después de los intentos de la defensa de suspender el proceso por una incorporación de pruebas supuestamente ilegal. En ese contexto, una exempleada del local de estética y masajes para hombres declaró y negó rotundamente que en el lugar haya existido situaciones de prostitución o explotación sexual. Sin embargo, Fiscalía no le creyó y pedirá que sea investigada por falso testimonio, según señalaron fuentes judiciales.

De acuerdo a lo que plantearon desde la UFI Cavig, la mujer mintió con su declaración, al igual que lo hizo por sede de la fiscalía durante la etapa de investigación. La mujer, además de negar los hechos de prostitución, dijo que a ella nunca la obligaron a acostarse con los clientes, ni tampoco a masturbarlos. Las fuentes señalaron, por otra parte, que la testigo le debe mucho a Coria porque la empresaria la ayudó con un tema de salud familiar muy complejo y muy costoso.

Publicidad

La misma empleada, según indicaron, borró todos los mensajes del celular cuando los investigadores le pidieron el aparato móvil. Tanto su declaración y su actitud con la fiscalía a la hora de investigación, pusieron a la mujer en la sospecha por falso testimonio en claro beneficio para Coria y compañía. 

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

De las tres empleadas que estaban para declarar en el juicio, solo queda una. La otra empleada que habló, si confirmó que existían los llamados servicios de masajes sensitivos (incluía masturbación) y masajes completos (con acceso carnal). Si bien, la testigo indicó que los servicios sexuales se ofrecían, dijo que ella no era parte de eso porque solo era la depiladora del lugar.

Al inicio del juicio, Patricia Coria y su hija Natalia Pablo, también imputada por promoción y facilitación de la prostitución, se abstuvieron de declarar, lo que no quiere decir que no lo puedan hacer en alguna etapa futura del juicio.

Los que sí declararon, por su parte, fueron los policías y fiscales encargados de los allanamientos en la estética y en la casa de la dueña de Eros For Men.  Los peritos explicaron lo que se encontraron a la hora de revisar los lugares. Entre otras cosas, los investigadores hallaron cajas de preservativos y copas de vidrios, que pueden incriminar a la madre e hija que manejaban la estética. Sin embargo, el abogado defensor Leonardo Villalba minimizó esa situación. Dijo que en el lugar también funcionaba un sex shop.

Publicidad

El juicio continuará este miércoles, con más declaraciones testimoniales. Ya habló también la víctima y la psicóloga que la revisó mentalmente. La denunciante habló de que en el segundo mes de trabajo en EROS le ofrecieron aumentarle el pago a cambio de que tuviera relaciones sexuales con los clientes. La víctima solo accedió a hacer los llamados mensajes sensitivos, en las sesiones que sufrió abusos por parte de los clientes. La profesional confirmó que su relato era coherente y sustentable.

NOTAS RELACIONADAS
Publicidad
Más Leídas
Publicidad