¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

19 C°

Lunes

6 C° / 26 C°

Martes

11 C° / 28 C°

Judiciales > En Sala I

Comenzó el juicio contra la acusada de matar a su pareja de un puntazo

Se trata Guadalupe Andrada (30). En julio de 2017 la culparon por el asesinato de Juan Pablo Ojeda (26). El hecho ocurrió en el barrio Reconquista en Chimbas.

POR REDACCIÓN

23 de abril de 2019

En la Sala I de la Cámara Penal, ayer lunes, empezó el juicio contra la mujer acusada de matar de un cuchillazo a su pareja. Es el caso de Guadalupe Andrada (30). El 10 de julio de 2017, en una casa del barrio Reconquista, la imputada agarró un cuchillo y se lo insertó a Juan Pablo Ojeda (26) tras una discusión. Fue mortal. La acusada siempre manifestó que actuó en legítima defensa porque ese día el hombre llegó borracho y la golpeó. Sin embargo el juez del Primer Juzgado de Instrucción, Benito Ortiz, la procesó por el delito de homicidio agravado por el vínculo. Por el cual podría recibir una pena de prisión perpetua.

El juicio comenzó a las 9.30 y se extendió casi hasta las 12. Tras la lectura del requerimiento fiscal de elevación a juicio, Guadalupe Andrada optó por el silencio aunque prometió que hablará más adelante. Luego el tribunal prosiguió con la ronda de testigos.

Pasaron tres a dar su testimonio: el médico que practicó la autopsia al cuerpo, la médica legista que vio a la acusada y una hermana de la víctima. El primero dijo que el hombre recibió un puntazo certero a la altura del abdomen y que tenía alcohol en sangre. La segunda manifestó que la imputada tenía hematomas de antigua y reciente data tanto en los brazos y piernas productos de golpes de puño o patada. La tercera expresó que su hermano sabía llegar ebrio a casa de su madre pero desconocía si se drogaba, según fuentes judiciales.

El objetivo de la defensa de Andrada será comprobar que actuó en legítima defensa para disminuir la pena. La mujer en el momento del ataque estaba embarazada y quiso proteger al bebé. Así lo manifestó su abogada Filomena Noriega.

La mujer estuvo acompañada de grupos feministas, que se ubicaron en inmediaciones de Tribunales durante el desarrollo del juicio. Para estos grupos se trata de un claro ejemplo de violencia de género y defienden a la acusada.

El año pasado un caso similar llegó a juicio. El de Alfredo Turcumán que fue asesinado por su esposa Claudia Moya. La mujer también estaba embaraza. Manifestó que sufría violencia de género. La Sala III la condenó a 15 años de prisión.

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.