¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Judiciales > Este jueves

Condenaron al policía sanjuanino que causó terror cuando manejaba semidesnudo y con una chica de 16 años

El hombre escapó a toda velocidad y chocó un patrullero para evitar quedar detenido.

El hombre deberá estar tres años sin cometer ningún otro delito porque la pena quedaría firme. Foto: archivo.

POR REDACCIÓN

29 de julio de 2021

La Justicia condenó al policía sanjuanino que causó terror cuando manejaba a toda velocidad, semidesnudo y con una menor de 16 años. La sentencia se dio a conocer este jueves. El implicado es Horacio Gastón Riveros, cabo 1º de la Policía de San Juan.

En Tribunales determinaron la suspensión de juicio a prueba por tres años y la reparación simbólica de $20.000 con destino a merenderos. Además, Riveros deberá cumplir trabajos comunitarios en la Municipalidad de Angaco por 80 horas durante los próximos seis meses.

El hecho que lo incrimina ocurrió el pasado 27 de julio, cerca de las 17:10. Efectivos de la División del Comando Radioeléctrico, a cargo del sargento Castro y del agente Congui, escucharon por radiofrecuencia que un vehículo escapaba de un control policial sobre la Ruta 20.

Los efectivos salieron en busca del vehículo y lo vieron transitar a gran velocidad por calle Solís. Intentaron detenerlo, pero Riveros se resistió al accionar de sus colegas, pese a que estos había colocaron las sirenas.  

La fuga casi provocó otro accidente entre vehículos que pasaban por esa arteria, de acuerdo a lo consignado en el parte policial. Sin importarle nada, Riveros continuó por Ruta 20 hacia el este y en Callejón Coria, departamento 9 de Julio, dobló hacia Costa Canal perdiendo el control total de su vehículo.

El hombre terminó colgado sobre un canal de grandes proporciones sin poder continuar su marcha. Fue alcanzado por sus colegas que lo entrevistaron. El funcionario policial se encontraba acompañado por una menor, de 16 años.

Hasta el lugar llegó una ambulancia del Servicio de Emergencia 107 que asistió a la chica y la trasladaron hasta la sede del Hospital Guillermo Rawson. Los policías procedieron al secuestro del arma reglamentaria y este les exhibió la documentación que acreditaba su tenencia.

El origen del conflicto radicó en que cuando lo quisieron entrevistar en el primer puesto en donde se escapó, el policía solamente bajó la ventanilla y se encontraba sin remera. Los efectivos lo obligaron a vestirse, pero este se resistió y es ahí donde emprendió la fuga.

Al pretender identificar a su acompañante, Riveros se negó a realizarlo. Encendió el vehículo, hizo marcha atrás y chocó un patrullero. Fue justamente por este delito de daño agravado el que terminó condenándolo.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión