Publicidad

El Cronista > Cambio de tendencia

Fuerte ajuste fiscal: el gasto público cayó 15,8% en dos meses, ¿dónde se recortó?

En el último bimestre, el Estado ajustó para contrarrestar la expansión del gasto de dos dígitos del primer semestre. Los recortes continuaron en lo que va de septiembre, en obras y transferencias a provincias.

POR EL CRONISTA PARA DIARIO HUARPE

El gasto público acumuló una contracción del 15,8% anual en términos reales entre julio y agosto, según datos relevados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). El ajuste de las gestiones al frente del Ministerio de Economía de Silvina Batakis y Sergio Massa contrasta con la dinámica expansiva del primer semestre, en el que las erogaciones primarias crecieron 12,5 puntos por encima de la inflación.

El freno de mano al gasto busca acomodar las cuentas públicas para cumplir con la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) o dejarla lo más cerca posible del 2,5% de déficit primario. Según la OPC, el déficit primario con base en el devengado creció 32,1% real entre enero y agosto, incluso con el ajuste del último bimestre. En parte debido a las políticas expansivas de la segunda mitad de 2021. El déficit financiero, incluyendo pago de intereses de deuda, aumentó 19,5% anual.  

Publicidad

Entre julio y agosto, los principales recortes de gastos se dieron en subsidios energéticos (-53,3% anual, descontada la inflación), inversión real directa (-31%) y trasnferencias de capital (-17,6%).

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Según los datos de la OPC, la gran mayoría de las partidas de gasto muestra fuertes caídas reales durante agosto y los gastos corrientes cayeron 19,3% anual, descontada la inflación. Los recursos cayeron 9,1% real. 

AJUSTE SOCIAL 

Entre las erogaciones, las bajas interanuales más significativas fueron las de las asignaciones familiares y AUH (-14,2%), las jubilaciones y pensiones (-12,5%) y los subsidios energéticos (-46,8%). En cambio, el gasto en personal aumentó 26,6%. Los gastos de capital cayeron 30.7%, aunque las transferencias a provincias subieron 12,3%.

En los ocho meses de 2022, los gastos totales totalizaron $ 10,02 billones y treparon 3,4% anual en términos reales. El gasto primario subió 3,4% interanual, impulsado por jubilaciones y pensiones (2,7% real), subsidios energéticos (6,2%), pago de salarios (14,4%) y programas sociales (13,7%).

Publicidad

Los recursos ($ 7,6 billones) registraron una caída del 0,9%, descontada la inflación. Si bien la recaudación tributaria aumentó 2,1% real y los recursos de la seguridad social saltaron 7,7%, los menores ingresos tuvieron que ver con el Aporte Solidario y Extraordinario, que explicó el salto en la caja del primer semestre de 2021.

En el acumulado del año, y siempre descontando la inflación, los subsidios al transporte aumentaron 17,5%, el gasto en personal, 14,4%, las transferencias a provincias, 12%, los subsidios a la energía, 6,2% y las jubilaciones, 2,7%. En cambio, las transferencias a Aerolíneas Argentinas se recortaron un 17,3% y también hubo fuertes caídas en los envíos a Correo Argentino, AYSA y otras empresas públicas.

HACIA DELANTE

La consultora Analytica elaboró un monitor de gastos de frecuencia semanal, para seguir el ritmo del ajuste fiscal que aceleró Massa con recortes en partidas presupuestarias y demoras en los pagos de obras públicas. En la segunda semana de septiembre, Analytica notó que el gasto avanzaba de manera constante contra la semana previa, pero caía 27,9% anual en términos reales. "El recorte abarca casi todas las partidas", señaló, con excepción de las asignaciones familiares, que tuvieron un refuerzo de $ 20.000 millones.

SEGMENTACIÓN

Según Analytica, el gasto en obra pública cayó 27,8% en el último mes y las transferencias a provincias (que en buena medida también se destinan al pago de obras) disminuyeron 65,6%. A eso debería seguir una caída en la ejecución de las partidas destinadas a subsidios energéticos, tanto por la caída de la demanda estacional como por el impacto inminente de la segmentación tarifaria.

Con todo, Analytica estimó que Massa hizo el 40% del ajuste presupuestario necesario para llegar a la meta de 2,5% de déficit fiscal. El ojo está puesto ahora en el gasto social.

El Presupuesto 2023 supone caídas reales en los subsidios a la energía y el transporte, en las transferencias a provincias y familias y en envíos a universidades, entre otros, para cumplir con la meta de déficit de 1,9% del PBI sin afectar salarios ni jubilaciones y con un buen nivel de obra pública, en año electoral.

FUENTE: EL CRONISTA

NOTAS RELACIONADAS
Publicidad
Más Leídas
Publicidad