¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

27 C°

Domingo

13 C° / 30 C°

Lunes

14 C° / 34 C°

La foto que habla; Fernández, Kicillof y Larreta

Hugo Lescano

POR Hugo Lescano SEGUIR
18 de septiembre de 2020

18 de septiembre de 2020

Pandemia, cuarentena, quinta presidencial y una foto en la que aparecen el presidente Fernández, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Kicillof y el jefe de la Ciudad, Rodríguez Larreta. En esta foto, el lenguaje corporal y simbólico nos cuentan qué pasa en la relación empática entre los tres dirigentes. Vayamos por parte deteniéndonos en el análisis del lenguaje corporal, con las herramientas que nos proporciona la comunicación no verbal:

 

Alberto Fernández

 Lo vemos reflejando una sonrisa de tipo social. Esta se distingue de la sonrisa que refleja felicidad o bienestar, por la intensidad como así también por la ausencia de las conocidas patas de gallo. El presidente sonríe en actitud de trabajo. Sus dos manos se encuentran ancladas en objetos que remiten a la tarea. Sin contacto visual con sus invitados, su postura supone cierta kinesia dirigida a ordenar los objetos en la mesa. Un gesto propio que solemos hacer cuando queremos apaciguar la tensión o el estrés. En resumen, se muestra orientado más a la tarea que a las personas presentes. Su cuerpo indica más actividad que empatía.

 

Axel Kicillof

Su cuerpo se encuentra orientado levemente hacia adelante y con sonrisa leve focalizada a Rodríguez Larreta. El observador desprevenido podría interpretar empatía afectiva con el jefe de la ciudad. No obstante, el detalle de sus manos ocultas, revelan desconfianza direccionada al jefe de la ciudad. Podríamos, a priori leer en su lenguaje corporal, una intensión comunicacional favorable, aunque internamente desconfía hacia Horacio. Es el fenómeno que también les ocurre a los padres cuando reciben la visita del novio de su hija. Ponen voluntad, pero tienen reservas internas que se refleja en desconfianza.

 

Horacio Rodriguez Larreta

Con su cuerpo hacia adelante, despegado del respaldo de la silla, pareciera corresponder el interés de Kicillof, aunque su mirada enfoca al presidente. En su intención comunicacional con Fernández quisiera tomar iniciativas, pero no se decide, o más bien se auto limita. Esto lo vemos reflejado en que una de sus manos toma la otra a la altura de la muñeca con el mismo gesto de “no toques eso” con el que limitamos a los niños cuando quieren tocar algo prohibido. Su otra mano, sublima tocando el celular, a manera de “anclaje”. Tocamos objetos cuando necesitamos anclarnos o estabilizarnos liberando el estrés que nos produce la situación.

Análisis del escenario

Este análisis nos permite verificar elementos que pueden contener un mensaje sobre las emociones e incluso las intenciones. Por ejemplo, el orden de los objetos frente a Kicillof alineados casi de modo perfecto, denotan la confianza y seguridad del gobernador a la hora de la interacción. Asimismo, el despliegue de sus apuntes ocupando un espacio mayor al del presidente indica el liderazgo y la autoridad aplicada en el escenario. En el caso de Larreta con solo un apunte y un teléfono en su mano derecha, refleja la posición de invitado con menor autoridad y con escasa territorialidad. Un dato llamativo es el vaso con agua del jefe de la ciudad. Si tuviéramos el video podríamos verificar el motivo por el cual es el único vaso lleno. Cabe la posibilidad de que no haya tomado agua en toda la reunión y eso indicaría cierto nivel de desconfianza ya que los mamíferos no dejamos huella salival en los lugares donde nos sentimos extraños o ajenos a la afectividad de nuestros interlocutores.

 

Como vemos, la foto habla por si misma. Si se tratara de un peritaje podríamos concluir diciendo que Alberto Fernández se encuentra con cierto grado de estrés abocado a la tarea, Kicillof con intenciones empáticas, pero con reservas sobre la persona de Larreta y con marcada autoconfianza en la relación tripartita. Larreta desconfiado y con la contradicción interna de tomar decisiones, pero sin animarse todavía.

Como podemos apreciar, nuestro lenguaje corporal, aunque menos estructurado que la lengua, nos orienta revelándonos las emociones de las personas. Porque como siempre decimos en nuestro laboratorio, nuestro cuerpo no sabe mentir

 

Hugo Lescano es Director del Laboratorio de Investigación en Comunicación No Verbaly Consultor externo de la OEA (Washington DC) en Comunicación no Verbal y Negociación
Instagram: @hlescano

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.