Por primera vez, hicieron cirugías de implante coclear en el Hospital de AngacoPor primera vez, hicieron cirugías de implante coclear en el Hospital de Angaco

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

3 C°

sábado

4 C° / 8 C°

domingo

0 C° / 10 C°

Por primera vez, hicieron cirugías de implante coclear en el Hospital de Angaco

Operaron a dos niños, de 6 y 7 años, y una mujer de 38 años, quienes gracias a este aparato podrán volver a oír. 

Así se ve un implante coclear. "Juani" es un sanjuanino al que le colocaron uno desde muy pequeño. Foto: Gentileza.

POR REDACCIÓN

26 de mayo de 2022

El Hospital Rizo Esparza, ubicado en Angaco, realizó por primera vez cirugías otológicas de implante coclear. No solo hicieron una, sino que fueron a más y le cambiaron la vida a tres personas: dos niños de 6 y 7 años y una mujer de 38.

Con el objetivo de descentralizar las operaciones de baja y mediana complejidad de los nosocomios ubicados en el Gran San Juan, durante la mañana de este jueves se llevaron  cabo tres cirugías otológicas de implante coclear. Fue a dos pequeños de 6 y 7 años y, además, una mujer de 38.

Los médicos que realizaron la operación fueron el doctor Mario Zernotti, del sanatorio Allende de Córdoba y los coordinadores de cirugías periféricas, doctor Pablo Arroyo y la doctora Ana Conti. Además, participó el equipo del departamento conformado por las instrumentadoras quirúrgicas, licenciadas Marianela Ríos y Yesica Valdez; los enfermeros Ariel Mut y Carlos Jofré y la anestesista, Ana Buff.

En la cirugía se coloca un implante coclear que permite oír a personas que han tenido una pérdida de audición en aproximadamente un 60 a 70%. Este tipo de aparatos están destinados a aquellos que tienen el nervio auditivo sano y que su impedimento se basa en una oreja mal formada o bien, en la ausencia de un nervio auditivo.

El implante coclear tiene dos partes, una externa y otra externa. La interna es, básicamente, un micrófono que capta los sonidos exteriores. La parte externa, por otra parte, transforma el sonido en señales eléctricas. Estas son enviadas al nervio auditivo y, después, al cerebro, quien las reconoce como sonidos. De esta manera, los pacientes que cuentan con este aparato recuperan a casi la totalidad su audición.

Finalmente, después de su colocación, el equipo se debe encender y calibrar dentro de 30 días. Esta tarea estará a cargo del equipo de Fonoaudiología del Hospital Rawson, presidido por la licenciada Marta Orduña.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión