Publicidad

Política > Se movió el avispero

Sergio Massa “superministro”, la estrategia de los Fernández para no hundir su gobierno

Dos economistas sanjuaninos opinaron al respecto de los cambios en el Gabinete nacional. 

28 de julio de 2022

Los rumores que sobrevolaron el pasado miércoles se confirmaron. Sergio Massa pasó de ser presidente de la Cámara de Diputados de la Nación a ser ministro de tres carteras: Agricultura, Ganadería y Pesca; Desarrollo Productivo y Economía. El exdiputado no cuenta con conocimientos económicos para enfrentar los cargos, pero, al parecer, eso es lo que menos preocupa en este momento. Massa llegó a subsanar un problema más político que económico. DIARIO HUARPE habló con dos economistas que explicaron, según su perspectiva, este panorama.

A sólo 24 días de la asunción de Silvina Batakis a la cartera de hacienda, los problemas políticos pesaron muchísimo más que los económicos y la presidencia tomó un rumbo diferente. Decidieron unificar los ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca; de Desarrollo Productivo y de Economía y ponerlo a Sergio Massa al frente del superministerio. Un hombre que se encargó de unir grietas y de servir de puente entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Publicidad

Pablo Padín, economista y docente de la Universidad Nacional de San Juan, sostuvo que la decisión de poner al frente a Massa es, literalmente, la “última carta” del Gobierno de Alberto Fernández. Explicó que, para él, la crisis es más política y económica y que en este momento no importa demasiado que no sea especialista en economía.

“Es el único que tiene la capacidad de saldar deudas. No es economista, pero es político y es lo que nos hace falta ahora”, explicó Padin.

En este sentido, hay muchas medidas económicas que se debieran haber aplicado, pero que no pudieron tomarse por la falta de valor político que tiene el Gobierno y la falta de apoyo para con esas medidas.

Eduardo Coria Lahoz, también especialista en economía, coincidió en gran parte con Padín y agregó que, según su punto de vista, al no tener conocimientos económicos, sus decisiones dependerán de la gente con la que se rodee. “Hay que ver si pone gente de él o si es el kirchnerismo que va a llenar esos puestos. Todo va a depender de eso”, indicó.

Asimismo, definió a Massa como el nexo entre una coalición que se armó pura y exclusivamente con fines electivos, como lo único que unió a los poderes de Cristina y Alberto Fernández.

Publicidad

Ambos economistas destacaron el peso político propio que tiene el ahora “superministro” y que era eso lo que le faltaba tanto a Martín Guzmán como a Batakis para generar políticas y planes económicos que lleven a buen puerto.

“Nadie dice que a Batakis le faltaba preparación para su puesto, ni mucho menos a Guzmán que tenía diplomas para repartir. Pero no tenían peso político y es eso lo que hace falta actualmente”, manifestó Padin.

“A Guzmán nunca lo apoyaron. Se iba a Estados Unidos a negociar la deuda y se quedaba acá Cristina a defenestrar su trabajo y de Batakis no se puede ni hablar porque no funcionó nunca. Sergio Massa al menos tiene peso político”, sostuvo Coria Lahoz. 

De este modo, los economistas esperan las primeras medidas para ver las reacciones del mercado. Sin embargo, Padin se muestra optimista respecto a qué pueda pasar y, para Coria Lahoz calificó la decisión como “un avance”.

Los antecedentes de “superministros”

Los antecedentes más inmediatos de “superministros” en la Argentina es Domingo Cavallo como titular de la cartera económica en el gobierno de Carlos Saúl Menem, durante los 90 y, después, de Fernando De La Rúa en el 2001. Tanto Padín como Coria Lahoz diferenciaron ambas gestiones por el nivel de peso político que había en cada una.

“Cuando Cavallo estuvo con Menem, tenía detrás a un presidente con muchísimo poder. Más allá de la gestión del expresidente, si fue peronista o no, no hay que negar todo el valor que tenía”, explicó al respecto.

Coria Lahoz coincidió con esto y añadió que, según su perspectiva, a Cavallo le salieron la mayoría de sus medidas, bien gracias al apoyo de su presidente.

“Cuando Cavallo fue ministro durante la presidencia de De La Rúa, todo cambia. El Gobierno no tenía poder y él, que era el mismo, que tenía los mismos conocimientos, no pudo hacer demasiado”, indicó el especialista.

Publicidad
Publicidad