¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

23 C°

Lunes

6 C° / 26 C°

Martes

11 C° / 28 C°

Provinciales > Para personas oncológicas

Por Santa Rosa, esperan que aumenten las donaciones de pelo a FundaME para hacer pelucas

Generalmente reciben unas 10 trenzas por mes.

Actualmente, en el banco de pelucas de San Juan hay unas 350, más de 200 fueron prestadas. Foto: gentileza FundaME.

POR Eliana Ruiz SEGUIR
09 de agosto de 2020

09 de agosto de 2020

Se acerca Santa Rosa y generalmente son muchas las sanjuaninas que siguen el mito que indica que hay que cortarse el pelo en esa fecha -el 30 de agosto- para que crezca fuerte y sano. Debido a ello, en esta época suben las esperanzas de quienes colaboran en FundaME de que lleguen una mayor  cantidad de donaciones de pelo con las que puedan hacer más pelucas para personas oncológicas.

En la fundación suelen recibir entre 10 y 15 trenzas o colas de cabello de 30 centímetros por mes, pero la presidenta de la institución, María del Valle García, comenta a DIARIO HUARPE que “años anteriores hubo épocas en las que suelen aumentar, una de ellas es para Santa Rosa porque muchas se cortan el cabello y en los primeros días de septiembre lo llevan, así que tenemos un aumento de 10 o 20 donaciones más”.

Tras recibir las donaciones, hay un posticero y cinco voluntarias que se encargan de la confección de las pelucas. Para cada una de ellas necesitan cerca de 250 gramos de pelo, por lo que el peso y el largo influyen mucho a la hora del armado. “Con unas 10 o 15 colitas de cabello podemos hacer una peluca”, relata García.

A pesar de la cuarentena por el coronavirus, motivo por el que la institución cerró sus puertas y volvió a abrirlas en julio, las sanjuaninas que se cortaron las melenas guardaron las trenzas y luego las llevaron para que puedan servir para personas que no tienen debido a la quimioterapia. En marzo, abril, mayo y junio recolectaron unas 40 que ya están en proceso de armado. Este procedimiento normalmente dura entre tres y cuatro días, pero por los protocolos de Covid-19 están yendo a realizarlas el posticero y sólo una voluntaria, lo que aumenta los días de finalización.

En el banco de pelucas de San Juan hay unas 350, más de 200 fueron prestadas y quedan poco más de 100 para prestar. Generalmente se otorgan por un lapso de ocho meses, que es lo que dura el tratamiento con quimioterapia. Mientras que la vida útil que tienen es de hasta tres o cuatro usos, es decir, unos 24 o 32 meses. El tiempo dependerá del cuidado que les dieron las personas que las utilizaron.

Quienes estén interesados en sumarse al armado de pelucas podrán hacerlo de forma voluntaria. García comentó que hay dos requisitos: “Que sepan coser en máquina y que tengan ganas de ayudar”. Para comenzar y que les cuenten cómo es el trabajo tendrán que acercarse hasta FundaME que está en avenida Sarmiento 1437, en Santa Lucía.

El cuidado de las pelucas

Desde FundaME explicaron que el cuidado de las pelucas es fundamental para la vida útil de ese cabello. Lo principal es el lavado que no es igual que el tradicional. En este caso, se deben sumergir en un agua jabonosa con shampoo y luego sacarlas, así varias veces. Con el acondicionar el procedimiento es el mismo. “No hay que refregarlas porque a pesar de que es pelo natural, es un pelo muerto”, explica García.

Después del lavado hay que sacudirlas para sacarles el agua y dejarlas secar solas. Cuando esto ocurra, ya se pueden peinar y hasta pasarles la planchita para alisar el cabello o la buclera para lucir rulos. A la hora de guardarlas es importante tener cabezales de telgopor, ya que ahí no se deforman.

La tradición de cortarse el pelo en Santa Rosa

Uno de los mitos más reconocidos de Santa Rosa es que hay que cortarse el pelo el 30 de agosto y enterrar un mechón bajo la tierra o un rosal para que crezca fuerte y sano.

Según la historia, Isabel Flores de Oliva, quien luego fue llamada Rosa por su belleza con la cual era admirada y atraía pretendientes, decidió cortarse el cabello para no generar distracciones y dedicarse de forma entera a Dios. También se recluyó de la sociedad y comenzó a salir de su casa sólo para ir a misa.

Rosa fue la primera persona beatificada nacida en América. Fue el 30 de agosto de 1676 cuando el Papa Clemente IX la nombró santa y se consagró como patrona de América, las Filipinas y, principalmente, Perú. Además, fue declarada como Patrona de la Independencia Argentina por el Congreso de Tucumán.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.