Publicidad

Provinciales > Rivadavia

Pueyrredón, la calle que tuvo que convertirse a la fuerza en una de las principales arterias de San Juan

Los vecinos piden mayor protección y regulación del tránsito en la zona. 

19 de abril de 2022

Hace tres semanas, los vecinos de Rivadavia se encontraron con que la Avenida José Ignacio de la Roza, entre el tramo de calles Vélez Sarsfield y Mariano Moreno, estaba cortada por consecuencia de una obra. Debido a esta situación, la calle Pueyrredón, que apenas tiene unos tres metros de ancho, tuvo que hacerse cargo de parte del tránsito que se dirige hacia Rivadavia, de este a oeste y viceversa. Los vecinos de la zona están descontentos, ya que dicen que los autos van a gran velocidad.

Por la calle Pueyrredón además de autos, pasan camiones y colectivos. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

De un día para el otro, autos, camiones, colectivos de la Red Tulum, bicicletas y motos tuvieron que concentrarse en la calle Pueyrredón. Esto sucede desde hace tres semanas, cuando OSSE empezó una obra sobre Avenida Ignacio de la Roza y tuvo que cortar la circulación. Se trata de la construcción y colocación de la colectora de las cloacas que se está haciendo en barrios de Rivadavia.

Publicidad

Entre bicicletas y autos, así se maneja la calle. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

DIARIO HUARPE fue hasta el lugar y dialogó con vecinos, que aseguraron que la velocidad del tráfico pone en jaque la tranquilidad de su vida cotidiana. Además, indicaron que temen por la seguridad de los niños, niñas y adolescentes que asisten al establecimiento educativo del lugar, la Escuela Provincia de Tucumán.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Respecto a esto, Teresita Illanes, una mujer que vive en cercanías, opinó: “tendrían que poner a algún policía para que dirija el tránsito, más por los niños de la escuela, porque es peligroso cuando salen”.

La dueña de un kiosco, ubicado en la esquina de calle Centenario y Pueyrredón, comentó que la están pasando realmente mal y que nadie les avisó de la situación. “No hay un accidente grave todavía no sé cómo”, manifestó.

Verónica tiene un kiosco en la zona. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

En este sentido, dijo que la gente no puede cruzar la calle y que el tráfico no respeta a los vecinos, por lo que es imposible cruzar la calle.

Publicidad

Ante la pregunta sobre cómo está funcionando su comercio, Verónica indicó que los clientes no se paran a comprar por miedo a que los choquen. “Van y vienen con tanta velocidad que la gente tiene miedo a abrir la puerta de los autos y que los demás se la lleven puesta”, detalló la mujer.

Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

Inés, una vecina mayor del barrio, indicó que se demora mucho tiempo en poder cruzar la calle para ir a hacer las compras. Además, contó que los vehículos que pasan por el lugar atropellaron la mascota de una comerciante de la zona. “Venía un auto a todo lo que da, el perrito salió corriendo y lo atropelló. Cayó seco”, explicó sobre el hecho.

Es que, a pesar de que hay lomos de burro que teóricamente deberían reducir la velocidad de los vehículos, no logran su cometido.

“Esto es un caos total. Es una aventura pasar de una vereda a la otra. Gracias a Dios, hasta el momento no hubo un accidente, porque acá todos quieren pasar primeros”, adhirió Rubén Retamar, otro vecino.

Rubén Retamar, vecino del lugar. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

Además, añadió que la gente no sabe dónde tomarse los colectivos. Es que, al pasar por Pueyrredón, los vecinos no tienen conocimiento en dónde están las paradas.

Finalmente, Mario Rubiño manifestó que se entiende que es una obra que mejorará la calidad de vida de muchos, por lo que pide que los conductores respeten a los peatones y se respeten entre sí. “Realmente es muy peligroso, acá en la esquina arrancaron una estructura de cemento de la cuneta porque van tan rápido que no pueden frenar. Nos tenemos que respetar entre todos”, concluyó.

La obra tiene más de dos cuadras. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

Si bien aún no está prevista la fecha de finalización de la obra, los vecinos de la zona reclaman que alguien regule el tránsito en el lugar. Aunque el cambio es provisorio, el cambio les está dificultando la vida cotidiana, al hacer difíciles cosas tan simples como cruzar la calle.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad