AHORA

20 C°

Martes

24 C° / 36 C°

Miercoles

23 C° / 35 C°

Política > Impulso a la economía

Salen a incentivar el uso de créditos fiscales para pagar impuestos

Es para que el sistema de ayuda al sector productivo genere más consumo y puestos de trabajo. La idea de Gobierno es que contribuyentes comunes se hagan de los papeles, ya que implican un ahorro para ponerse al día.

POR Leonardo Domínguez SEGUIR
15 de octubre de 2019

15 de octubre de 2019

A través de dos programas de asistencia al sector privado, el Gobierno provincial espera entregar hasta fin de años unos 500 millones en créditos fiscales y desde ahora intenta promocionar entre los particulares el ahorro que significa el uso de los mismos para la cancelación de impuestos locales. Los tenedores originales son empresarios y viñateros, los pueden comercializar y lo que busca el Estado es alentar la compra de esos papeles, de manera que se traduzcan en dinero en efectivo que vaya destinado al consumo y la inversión. Una entidad privada se podría ofrecer como plataforma para facilitar las operaciones de compra-venta.

Los créditos fiscales son una especie de subsidio que la gestión uñaquista le entregó a sectores  productivos, con el objetivo diversificar el mercado vitivinícola, alentar las inversiones, la instalación de nuevas empresas y la generación de puestos de trabajo. Hasta hora se han entregado $200 millones en papeles para los viñateros, una cantidad similar a inversores que entraron a un programa de fomento de la Agencia de Desarrollo de Inversiones y hasta fin de año se estima que se destinarán $100 millones más para éste último sector, para completar $500 millones en todo 2019.

Los beneficiarios de los créditos fiscales los pueden usar para ponerse al día con el fisco, si es que le deben impuestos. Si no registran deuda, cuentan con la opción de vendérselos a otras empresas o particulares que si estén en rojo con el Estado provincial en materia tributaria.

El Gobierno apunta ahora a dar a conocer y destacar masivamente la conveniencia de acceder a los bonos. Sucede que si un contribuyente de a pie utiliza esta alternativa para cancelar deuda impositiva, logrará un ahorro importante. Los tenedores los venderán bajo la par con tal de cambiarlos por dinero y para deuda anterior a 2018, Rentas los recibirá hasta un 20% sobre la par.

La ganancia oficial directa no está en los bonos en concepto de pago de impuestos, porque la Dirección de Rentas resigna ese dinero a cambio de impulsar a la actividad privada. Pasa por la comercialización de los instrumentos. ¿Por qué? Porque el acuerdo es que los beneficiarios iniciales de los créditos fiscales usen los fondos que obtengan de la venta para invertir en la instalación de sus proyectos, en la ampliación de sus plantas o en innovación tecnológica y todo eso trae aparejado más consumo, más movimiento económico y más pago de tributos.

Además de salir a promocionar la ventaja de pagar con bonos, hay en estudio una alternativa para concentrar gran parte de la oferta y la demanda en un solo sitio. Se trata de la Bolsa de Comercio, quien, a cambio de una comisión, podría hacer de intermediaria entre quienes buscan vender sus créditos fiscales y los que quieren comprar.

La idea es que la intermediación no deje de representar una operación conveniente para el tenedor de los bonos y el que los demanda. Es decir que, aún con la intervención de la Bolsa, el primero se haga del dinero que necesita para invertir y que para el comprador siga siendo una vía de ahorrar a la hora de pagar sus deudas impositivas. Dicho en de otra manera, que éstos últimos sigan comprando baja la par.

Cifra

200

Millones de pesos en créditos fiscales entregó el Estado al sector viñatero, a cambio de que destinen su producción a otra cosa que no sea vino.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?