Publicidad

Departamentales > Polémico impacto ambiental

Rompetormentas en San Juan: el municipio no puede actuar porque no hay una legislación

En el sur de San Juan, diferimientos agrícolas utilizan cañones rompetormentas, esto en el marco de la sequía histórica que atraviesa la provincia. En diálogo con DIARIO HUARPE el director de Producción de Sarmiento, Jonathan Pérez, aseguró que ya conocían el tema, pero que no pueden actuar porque no hay una ley que regule su uso.

29 de noviembre de 2023

Tras la publicación en la que DIARIO HUARPE confirma que los productores ganaderos de San Juan tenían razón, respecto a las históricas denuncias de que en la provincia los grandes diferimientos agrícolas usaban rompetormentas para proteger sus cultivos, el director de Producción del departamento Sarmiento, Jonathan Pérez, admitió que ya conocían el tema, pero que nunca pudieron actuar porque no hay una ley que regule su uso, es decir, hay un vacío legal.

“Nosotros ya conocíamos el tema, pero nunca pudimos actuar, porque en San Juan no hay una ley que reglamente los sistemas que se aplican para romper las tormentas”, aseveró Pérez.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Vale recordar que fue el 10 de noviembre cuando los productores ganaderos de la zona del suroeste de Sarmiento, destaparon la olla en medio de una reunión a la que asistieron, además de DIARIO HUARPE, representantes de organizaciones civiles, educativas, funcionarios del gobierno provincial y los electos del municipio.

En la oportunidad, los productores dejaron en claro que ya estaban cansados de esperar que los gobiernos municipal y provincial hagan algo al respecto, porque a medida que pasan los años su actividad va en picada. Y explicaron que al romperse las tormentas con los cañones, las aguadas no se llenan, los campos no se mojan, el pasto no crece y los animales tienen que recorrer varios kilómetros para encontrar agua y comida. Y que en ese andar, muchos terminan muriéndose por deshidratación, otros de hambre y otros desaparecen por el cuatrerismo que también hay en la zona.

“Es preocupante y polémico el tema”, dijo Pérez, “porque todos sabemos que se está haciendo, pero no hay nada que lo prohíba o autorice”.

El funcionario contó que al tema lo plateó en el Ministerio de Producción de la provincia y en la Secretaría del Agua, pero quedó solo en eso, porque nunca tuvo una devolución favorable al respecto.

“En su momento se lo comenté al secretario de Agricultura provincial y en otra oportunidad al secretario del Agua, pero los dos me dijeron que no hay nada donde nos podamos asentar para enfrentar esta práctica" aseguró.

Es preciso subrayar que esta práctica se está ejecutando en medio de la extrema y grave sequía que sufre San Juan y que, justamente, las tormentas que se están atacando con los cañones en el suroeste de Sarmiento, son las que luego terminan descargando agua, en forma de lluvia, en las comunidades ubicadas al este del departamento, en otras del Gran San Juan (Pocito, Rawson, Rivadavia, Capital y Santa Lucía) y en las de 25 de mayo, Caucete y Albardón.

Publicidad

Cómo funcionan los cañones rompe tormentas

  • Los cañones funcionan a través de explosiones de gas acetileno y aire.
  • Estos emiten ondas de choque que se desplazan a la velocidad del sonido e interfieren con las nubes que pueden cargar granizo o agua.
  • Para ser efectivos, los cañones deben empezar a funcionar de 15 a 30 minutos antes que inicie la tormenta y, una vez en marcha, el cañón genera disparos cada cinco o seis segundos (ver infografía).

Los productores ganaderos más afectados por esta práctica, que en San Juan está dentro de un vacío legal, son de Los Berros, Cieneguita, Retamito y Guanacache. Y los diferimientos agrícolas son los que están instalados a unos kilómetros de estos distritos, en los campos que se conocen como El Acequión y alrededores.

Quiénes

Los diferimientos en cuestión son más de 20. Estos están asentados en el campo grande de El Acequión, en Cañada Honda, Guanacache y Retamito. Entre los más grandes figuran, Ranfer S.A. (olivos), Rimonim S.R.L. (olivo y granadas) y la empresa estatal Cannabis Medicinal San Juan Sociedad del Estado (Canme San Juan SE). 

Según cuentan los productores del sur y del este sanjuanino (Valle Fértil, 25 de Mayo y Caucete), las tormentas se rompen de dos maneras: una, con cañones desde el suelo (foto), y la otra, con avionetas, las cuales las ven venir desde las provincias vecinas como La Rioja o Mendoza.

"Sabemos que Mendoza utiliza los cañones y las avionetas rompetormentas como control activo de las tormentas de granizo", dijo Pérez. "Pero, acá, en San Juan, no hay nada reglamentado y nosotros, como municipio, no tenemos normativa, ni ley que nos permita parar o regular esta práctica".

Publicidad
Más Leídas
Publicidad