Publicidad

Judiciales > Tras el Jury

El exjuez Alonso no fue a la Corte Suprema y aceptó su destitución

La resolución quedó firme. Tenía hasta la semana pasada para hacer la presentación.

08 de noviembre de 2021

Javier Alonso fue destituido como juez de la Jáchal el 18 de octubre y tenía hasta el viernes pasado para recurrir la sentencia ante la Corte Suprema de Justicia, pero no lo hizo. De esta forma, la remoción dictada por el Jurado de Enjuiciamiento quedó firme y se esfumó la posibilidad de que el ahora exmagistrado acciones contra el Estado sanjuanino por daños y perjuicios.

“Fue una decisión personal, lo decidió él”, dijeron en el entorno de Alonso. Tras ser destituido, el exjuez había dicho que estaba analizando la opción de pedir la revisión de la sentencia en su contra en el máximo tribunal del país por entender que era arbitraria y que se había violado el debido proceso, algo de lo que finalmente desistió.

Publicidad

Alonso fue removido tras un largo Jury en su contra. El Jurado de Enjuiciamiento lo declaró culpable de una extrema morosidad en la resolución de las causas que tenía a su cargo en el juzgado jachallero y ordenó desplazarlo del sillón de magistrado de la Segunda Circunscripción que ocupaba desde el año 2018.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Con la negativa de ir a la Corte Suprema, Alonso aceptó su remoción y todo lo actuado por el tribunal que encabezó el cortista Marcelo Lima quedó firme.

Que el máximo tribunal de Justicia del país le diera la razón, le hubiera abierto la puerta al exmagistrado para demandar al Estado provincial por daños y perjuicios y pedir un resarcimiento económico. Sin embargo, esa alternativa quedó trunca.

En la sentencia que dispuso su destitución, el Jurado de Enjuiciamiento le endilgó a Alonso las causales de morosidad injustificada, negligencia e incumplimiento de los deberes a su cargo. Entre otras cosas, porque se comprobó que durante el segundo semestre de 2020 no resolvió ni una causa penal, algo que el jurado definió como un equivalente a la denegación de Justicia.

Publicidad

Aunque la sentencia no estaba firme, ya se había ejecutado porque la ley así lo establece. El mismo 18 de octubre, el exmagistrado tuvo que abandonar el juzgado que dirigía y el cargo de juez fue declarado oficialmente vacante.

Ahora, el puesto tiene que ser cubierto. La Corte de Justicia tiene que comunicarle la vacante al Consejo de la Magistratura, para que este órgano dispare el proceso que derivará en la designación de Alonso.

Publicidad
Publicidad