Publicidad

Provinciales > Consultorio de Diversidad

Implantes en personas trans, en un consultorio buscan reducir los que se hacen caseros con silicona industrial

Aseguran que saben lo que se inyectan, pero lo hacen en medio de la desesperación de sentirse cómodas con su cuerpo. Ahora se pueden hacer estas cirugías en el Hospital Marcial Quiroga.

04 de enero de 2022

Hace seis meses que se inauguró el consultorio de Diversidad en el Marcial Quiroga con el cual buscan dar fin a una problemática, la de las personas trans que se hacen implantes caseros que les dejan consecuencias de por vida y hasta pueden llegar a morir.

Incluso, hace poco se conoció el caso de una sanjuanina de 21 años que se inyectó aceite de avión en el pecho para poder adaptar su cuerpo a su identidad de género. Estuvo muy grave y, afortunadamente, ya le sacaron el respirador y se está recuperando bien.

Publicidad

Ahora, con este consultorio las personas pueden acceder a consultas de infectología; ginecología, donde se hace la hormonización femenina; diabetes y endocrinología, donde se hace la hormonización masculina; cirugía general; odontología; oftalmología y cirugía plástica.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Incluso, el tema de las cirugías plásticas y de los implantes es uno de los servicios por los que más consultan. Esto es porque hacerlos de forma particular tiene costos muy elevados que no pueden cubrir, sino, la otra opción a la que solían recurrir era la de hacerlos de forma casera. Aunque, la coordinadora local de la Asociación de Travesti, Transgeneros y Transexual de Argentina (ATTTA), Verónica Araya, admitió que a veces la demora es muy grande porque para hacerlas en el hospital deben iniciar un expediente a través de Desarrollo Humano.

“En medio de la desesperación, optan por la clandestinidad”, comentó Araya a DIARIO HUARPE.

Es por ello que son muchas las que decidían, principalmente en el pasado, inyectarse aceites industriales o silicona industrial que es la que se utiliza para arreglar máquinas. Generalmente, es alguna conocida la que las inyecta y a ella la interesada la abona un dinero que fue pactado entre ambas.

Publicidad

A pesar de que las personas trans entendían que esas inyecciones las podían llevar a la muerte o generarles una infección a los días, meses o años, las realizaban igual para poder sentirse bien con su cuerpo y poder identificarse como mujeres trans.

“Nosotras sabíamos, éramos conscientes de qué era lo que nos inyectaban, las dos porque eso generalmente lo hace otra compañera y lamentablemente éramos víctimas las dos de un Estado ausente. Una lo hace por una necesidad de dinero y no tiene conciencia de lo que le puede llegar a ocurrir a la otra, lo hace para poder comer. La otra accede a esto porque le gustaría que el espejo le devuelva esa imagen femenina, así que lo hace sin importarle los riesgos”, explicó.

Este consultorio de diversidad vino a darles algunas esperanzas a las personas trans ya que a través de él pueden controlar su salud de forma periódica, como así también, acceder a implantes de forma segura.

A pesar de esto, Araya cree que aún falta que personal médico se capacite para poder tratarlas y atenderlas en las consultas. “Hay gente que está capacitada y son excelentes profesionales, pero no están capacitados en nuestros cuerpos que tienen aceites industriales que migran por el cuerpo, que pasan por la piel, por la cavidad toráxica y más”, explicó.

Mientras tanto, desde la asociación siguen trabajando en conjunto con quienes llevan adelante este consultorio para poder realizar los cambios correspondientes que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas trans.

El consultorio

El consultorio de diversidad Claudia Pía Baudracco comenzó a funcionar en junio del 2021 después de una iniciativa de ATTTA en conjunto con la jefa del servicio de Infectología del Marcial Quiroga, Rosa Contreras, y la licenciada Laura Cabeza.

Una de las encargadas de esta área es Silvina Lucero que, en diálogo con este medio, comentó que a través de él buscan que las personas trans puedan asistir a consultas médicas.

Actualmente atienden dos veces por semana así que quienes quieran hacer una consulta deben comunicarse con ATTTA, ya que desde esa entidad se encargan de pasarles un listado de pacientes y servicios que desean consultar. Luego desde el hospital les dan los turnos.

“Todos los jueves están llenos, es un servicio que es muy demandado”, dijo Lucero.

¿Cómo iniciar el pedido para hacer un implante?

Lucero comentó que las personas trans que deseen realizarse un implante en este consultorio deben realizar un expediente a través de Desarrollo Humano. Después se hace un informe social, se presentan todos los papeles que solicita el ministerio y, una vez aprobado por esta área, se le avisa al proveedor de los implantes. El mismo se comunica con el cirujano para acordar una fecha para la cirugía. Generalmente, suelen tardar unos dos meses en salir estos expedientes.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad