Publicidad

Yo construyo > A saber

La iluminación: el factor central en la decoración de interiores

Al organizar un ambiente, es importante tener en cuenta el rol que cumple la iluminación. Si no se planea de la mejor forma esto podría quitarle confort y amplitud al hogar.

POR REDACCIÓN

13 de julio de 2023

Cálidas, frías o neutras. La iluminación es un complemento crucial a la hora de decorar un hogar o ayudar a resaltar ese rincón de la casa al que sentimos que le falta algo. Una buena elección de diseño, tipo de lámpara y tipo de luz puede realzar o llevar a la pérdida de confort dentro del hogar. Como producto de una mala luminaria pueden ocasionar, incluso, accidentes domésticos o daño en la vista de las personas que viven en el lugar. En esta nota, se explicarán algunos conceptos básicos para tener en cuenta a la hora de planificar un nuevo ambiente.

El primer concepto a tener en cuenta es la temperatura de la luz, esto se mide por el color con el que percibimos la misma. Si es amarilla, lo relacionaremos con el calor, por lo que se considera cálida. Caso contrario es el de la luz blanca o con subtonos azules, considerados fríos. Esto lo determina su índice de luminancia, medida por grados Kelvin (°K). Mientras más bajo es el valor, se asimila con los tonos rojos y por ende pertenece a los cálidos. Mientras mayor sea el valor de grados se considera luz fría. En el medio de la escala se encuentran los neutros o naturales.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

La luz cálida, entre 2.400 a 4.000 °K, generan ambientes cálidos y acogedores, pero en oposición ilumina menos que la fría. Hoy en día es muy utilizada en restaurantes o lugares donde se reúnen los jóvenes. Es atractiva y está en tendencia, pero al tener una luz más tenue, no es la más recomendada para hogares.

La luz neutra es la más conocida por todos, ya que es la que predomina en las casas. Ronda los 4.000 °K, su punto fuerte es que no distorsionan los colores. Para que se genere un ambiente de calidez, se recomienda que la luz tenga un valor poco menor a 4.000 para que produzca este efecto acogedor.

Por último, la luz fría es la que ronda los 6.000 °K. Se utiliza en lugares en los que se necesita mucha iluminación. Por lo general se usan en oficinas o comercios.

Los avances de la tecnología han permitido diseñar focos inteligentes, que se controlan a partir del celular y mediante este, se regula la proyección de la temperatura, brindando así la posibilidad de cambiar la “calidez” del hogar.

Publicidad

Otro detalle a tener en cuenta es el ángulo de apertura de la luminaria. Es el famoso cono que se forma debajo del foco de luz. Esto se regula mediante la altura en la que se posiciona la lámpara y mediante este, será la dirección y el destino que se le va a dar. Cuando el cono está abierto (más de 80º, se puede utilizar para iluminar ambientes de forma general, mientras que en contraposición, si el angulo es cerrado, por ejemplo 25º, se puede usar para focalizar sobre algo en particular. Este último es común verlo actualmente en mesas de bares, donde cada lugar tiene focalizada una lámpara en particular.

El ángulo de apertura tiene una clasificación que depende a la intención que le queremos dar al ambiente. La luz ambiente o general es la iluminación base de cualquier espacio, se coloca por encima del nivel de la vista, en los techos. La luz enfocada es decorativa y se utiliza para resaltar algunos elementos en particular como un elemento arquitectónico o de diseño, es decir, la luz es directa. Por último, la luz de trabajo es la que se coloca en el espacio determinado que se utilizará para realizar alguna actividad. Por ejemplo, la mesa del comedor, el escritorio, algún espacio de lectura, entre otros. La luz también es directa o semi directa.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad