Publicidad

Negocios > Eventos

El rubro que apostó a la capacitación para reconstruirse después de la pandemia

Esteban Vazquez Eventos es una de las empresas que hoy cuenta con personal altamente capacitado para marcar la diferencia. Cómo fue barajar y dar de nuevo después del 2020. Por Angeles Irusta

POR REDACCIÓN

15 de noviembre de 2022

La irrupción de la pandemia en 2020 sin dudas marcó un antes y después que para muchos significó un barajar y dar de nuevo para subsistir. Este fue el caso del rubro de los eventos, que apostó a la capacitación para reconstruirse y recuperar el espacio de las prácticas sociales de las fiestas (casamientos – cumpleaños de 15), que quedaron relegadas por las restricciones impuestas por el COVID 19.

“Tuvimos que empezar de nuevo capacitando nuevo personal, cuando la pandemia mucha gente capacitada migró hacia otras opciones, todo estaba paralizado y no quedaba otra, hoy hemos recomenzado y apostando a que nuestros empleados brinden el mejor servicio”, contó Esteban Vázquez, titular de Esteban Vázquez Eventos. Según Vázquez, el nuevo despegue de la minería también hace que sea difícil retener el personal capacitado porque resulta difícil competir en cuanto a cuestiones económicas; aun así, están los que apuestan a un régimen bastante más flexible que el que impone la industria minera.

Publicidad

Hoy la firma integra la Cámara Hotelero Gastronómica, entidad desde donde se gestionan capacitaciones vinculadas al servicio para fiestas, y también la CETE, Cámara de Empresarios de Técnicas y Espectáculos, que quedó conformada a partir de la pandemia y reúne a unas 70 empresas de diferentes rubros como camarógrafos, sonidistas, iluminadores, escenaristas, fotógrafos, entre otros.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Esteban sabe por experiencia propia lo que es volverse a reinventar. Sus inicios en este mundo iniciaron en el ´89 como disk jockey y a partir de allí tuvo la visión de comenzar a pensar en un servicio mucho más integral para las fiestas, que no sólo se concentraran en el sonido, sino también en el catering, mantelería y servicio en general. “Entre el 2005 – 2006 comienza a tener protagonismo la figura del wedding planner, la gente requería de alguien que le pudiera resolver todos los aspectos vinculados a su fiesta en vez de ir juntando servicios aislados. En 2019 adquieren sus propios salones y este año incorporaron la Finca La Cabaña.

Según la fuente, el concepto del servicio que brindan es el de un servicio “llave en mano” con todo lo que se pueda necesitar para la fiesta de 15 o un casamiento. Esto va desde la decoración hasta el menú que se sirve. Lo interesante y en virtud de la situación económica, es que el acompañamiento se realiza acorde a las necesidades del cliente y en virtud de lo que está dispuesto a pagar. “Brindamos diferentes beneficios de pago y vamos brindando soluciones según como vaya marchando todo, somos respetuosos del dinero de nuestro cliente y siempre transparentamos todo”, contó Esteban. Es que en tiempos de inflación, el proyecto de una fiesta puede empezar en la mente de los interesados de una manera y por los costos, va tomando otra forma. “Nos pasó por ejemplo que debimos buscar alternativas a los vinos cuando comenzaron a faltar botellas de vidrio en su momento, es así que hacemos un trabajo conjunto para que todos queden contentos en la que esperan sea la noche de sus sueños”, expresó.

De acuerdo a la fuente, hoy en día la realización de una fiesta de casamiento o de unos 15, de acuerdo a la cantidad de invitados, puede llegar al millón y medio de pesos. Esto es así porque en promedio un salón puede salir entre 150 mil y 350 mil pesos, la opción por persona hoy ronda entre los 9 mil y 10 mil pesos y a ello hay que sumarle iluminación, música, video, fotografía y gastronomía.

Publicidad

 

Contactos

IG contacto: @eventos.viajes

Teléfono:

2644369615.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad